Llega el día 22 de diciembre y todos se juegan algo. En el caso de las administraciones de lotería, la cuestión está en repartir la suerte y no tanto en que les toque el Gordo.

No obstante, la comarca de Daute es una comarca afortunada en general. De manera innegable por su paisaje, pero el día 22 de diciembre suele elevarse ese nivel de suerte.

El municipio de El Tanque fue agraciado el año pasado. Más de 20 vecinos fueron afortunados con el tercero de los ocho quintos premios.

Más de 150.000 euros se quedaron en El Tanque en 2016

El 39.415 vendido en la Administración de la avenida de la Trinidad de La Laguna dejó 150.000 euros a través de la Comisión de Fiestas de Nuestra Señora del Buen Viaje 2017.

La administración número 1 de Garachico, Loterías San Roquito, también repartió una parte de uno de los quintos premios de 2016 en el sorteo navideño.

Pero esta administración, con el nombre del patrón garachiquense, tiene muchos más premios que contar: un quinto premio de Navidad en 1992, el Gordo del Niño en el año 1999, un cuarto premio de Navidad en 2003, el Gordo de Navidad en 2010 y, por último, el anteriormente mencionado quinto premio del año pasado en Navidad.

Loterías San Roquito nació en septiembre de 1986. Su propietario, Rafael Soler Dorta, asegura que este año “parece que las cosas van un poquito mejor” en cuanto a ventas.

Muchos colectivos del municipio y de la isla se llevan series enteras o 50 o 60 hojas del mismo número para vender. Lo que quiere decir que la suerte de San Roquito puede caer en cualquier parte de la isla o del país.

Lotería de la comarca por todo el país

“Desde julio comenzamos a vender y se reparte por todo el país ya que mucha gente que viene de vacaciones se lleva algún número”, declara a DAUTE DIGITAL. También menciona los intercambios que ellos realizan con otras administraciones de España.

En su vitrina se pueden ver números de Valencia, Cartagena, Barcelona o Madrid. 

Ha vendido lotería de otras provincias

Soler ha repartido muchos millones. “A gente conocida y gente de paso”, dice, y se para a pensar en los números que han dado premio. “Hay algunos que recuerdas y otros no. El Gordo del Niño de 1999 fue muy importante por la cantidad de dinero que se repartió”, afirma.

33.638 fue el número afortunado en ese sorteo del Niño de 1999. Precisamente, llegó hasta otro punto de la comarca: Buenavista.

Por otro lado, el 79.250 fue el número que repartió el Gordo de Navidad de 2010 de esta administración. Buena memoria la de Rafael Soler.

Mientras conversa con DAUTE DIGITAL, su hijo David Soler Velázquez sigue vendiendo lotería a las numerosas personas que se acercan apurando los últimos días. Este diario se hizo con un décimo también esa misma tarde.

La idea de ambos es que el hijo siga con la actividad de la administración. Después de más de 30 años, Loterías San Roquito es de las más conocidas en Tenerife.

Padre e hijo, Rafael y David Soler, respectivamente; a las puertas de la administración número 1 de Garachico: lotería San Roquito
Padre e hijo, Rafael y David Soler, respectivamente; a las puertas de la administración número 1 de Garachico: lotería San Roquito

Además, confiesa que “jugamos bastante. Tengo unos números fijos que juego todas las semanas y también en Navidad. Siempre me ha gustado el 6”.

San Roquito reparte suerte

A lo que añade que “mejor el 16 porque es San Roquito”. La pregunta no puede escaparse: ¿Tiene relación que la administración reparta tanta suerte con que lleve el nombre del patrón?.

Y Rafael Soler responde: “Puede ser, porque la administración no tenía nombre. Le pusimos el nombre y el santito”. Así que, como bien dice el propietario, “o casualidad o vete tú a saber porque a partir de ahí empezaron a darse premios“.

Gente de Daute con suerte

Pero hay afortunados de la comarca que no compraron en estas tierras. Es el caso del garachiquense Yeray Palenzuela.

En 2008 fue uno de los agraciados del número 32.365 procedente de Barcelona y que se llevó el Gordo de Navidad de ese año.

“Era la primera vez que jugaba con un solo número”

“Era la primera vez que jugaba y solo tenía ese número”, comenta Palenzuela. “Lo primero que hice fue llamar a mi madre para comunicarle que me había tocado y a mi padre”, añade.

Además, asegura que piensa que no se lo creyó porque no hizo nada de lo que normalmente hace la gente que se saca el Gordo de Navidad. “Llamé a un amigo para que me llevara a buscar a mi suegra, que estaba incomunicada y se lo teníamos que decir”, cuenta.

Con unos 20 años, Yeray Palenzuela ganó 300.000 euros gracias al sorteo que tanta ilusión despierta entre todos los españoles.

DAUTE DIGITAL estará muy pendiente este viernes 22 de diciembre por si la suerte decide caer de nuevo en algunos de los pueblos de la comarca. Toda la información en dautedigital.es. 

 

 

Avatar
Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.