El Cabildo de Tenerife realizará un informe tras el desprendimiento de piedras ocurrido la pasada madrugada en un talud de la TF-5, junto al barranco de Ruiz, entre Los Realejos y San Juan de la Rambla, principal vía para acceder a la Isla Baja.

En una nota, el vicepresidente y consejero de Carreteras, Enrique Arriaga, ha informado de que el personal del área se ha desplazado hasta el punto kilométrico 44,5 de la TF-5 para acondicionar la vía y el talud, dejando abierta al tráfico la carretera tras los trabajos realizados.

“Como consecuencia de las lluvias de los últimos días en el Norte, se produjeron unos pequeños desprendimientos en un talud vertical y cayeron piedras a la vía. Desde primera hora se desplazaron al lugar las cuadrillas de carreteras y un equipo de escaladores para inspeccionar toda la zona, han realizado un saneamiento del talud para evitar que cayeran a la vía algunas piedras sueltas y a lo largo de la mañana han estado trabajando para seguir acondicionando dicho talud”, ha señalado el consejero.

El informe de los técnicos determinará si es necesario o no realizar otras actuaciones para asegurar el talud, como la colocación de una malla u otras medidas que garanticen la seguridad.

La carretera TF-5 ya vivió otros desprendimientos el pasado mes de mayo. En esa ocasión, provocaron el corte la vía y el desvío del tráfico durante un mes por La Guancha e Icod el Alto.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.