El Festival Internacional del Cuento de Los Silos hizo historia este 2020 premiando a un colegio de Uruguay con el Premio Aula de Palabra ‘Pedro Cerrillo’, que en su cuarta edición abrió su convocatoria a toda el habla hispana. Un galardón que reconoce la excelencia educativa en experiencias lectoras y que ha permitido que se hable de Los Silos y de su labor por la educación y la literatura en una ciudad como Montevideo.

DAUTE DIGITAL ha hablado con las ganadoras de Aula de Palabra 2020, la profesora del colegio público Liceo 32 ‘Guayabo’ Beatriz Sarli, y la exalumna y actual docente en prácticas Shazmin Cardozo. Nunca concibieron su proyecto como una manera de alcanzar un premio. Fue la necesidad de mantener la comunicación con su alumnado de segundo curso de Secundaria durante los meses de confinamiento en Uruguay lo que las llevó a poner en marcha Lectores en tiempos de incertidumbre, una iniciativa para el intercambio de lecturas y microcuentos a través de WhatsApp y de otras redes sociales.

La casualidad quiso que se toparan en internet con la convocatoria del IV Premio Aula de Palabra ‘Pedro Cerrillo’. Vieron que su proyecto podía encajar como experiencia lectora innovadora y lo presentaron. Era la primera vez que el galardón adquiría carácter internacional y el trabajo del Liceo 32 tuvo sus frutos: ganaron.

El motivo, desarrollar una idea compleja que consiguió materializarse con el paso de los meses. “Con el confinamiento y la suspensión de las clases presenciales nos enfrentamos a un cambio repentino y quisimos entrar en comunicación con los estudiantes más allá de la plataforma de docencia virtual”, explica Beatriz Sarli, añadiendo que Lectores en tiempos de incertidumbre buscó “generar un acompañamiento a estudiantes, familiares y funcionarios del centro, que sentían cierta angustia por perder el contacto físico”.

Beatriz Sarli agradece por vídeo el Premio Aula de Palabra ‘Pedro Cerrillo’

Al principio costó; especialmente, la primera etapa, que consistía en leer poesías de autores uruguayos o extranjeros, pudiendo añadir música de fondo. Luego, la iniciativa fue rotando entre los participantes. La segunda fase se basaba en elegir un relato con el que se sintieran identificados los lectores. “Esto fue muy interesante, porque vimos como algunos alumnos seleccionaban fragmentos que consideraban importantes porque se los contaban sus padres de pequeños o porque les evocaba algún momento de su vida”, destaca Shazmin, mientras Beatriz pone sobre la mesa que se encontraron con una importante variedad de textos, “muchos de los cuales no conocíamos”.

La tercera fase fue algo más allá: se pidió a los participantes crear un microcuento en base a una temática sugerida y grabarlo acompañado de música. Aquí solo participaron los escolares. En Twitter se iban aportando ideas y los alumnos las desarrollaban a través de su creatividad.

El éxito de la iniciativa, según sus coordinadoras, no solo se logró al mostrar la literatura a los estudiantes de forma atractiva, a través de medios digitales y formatos breves, “sino también porque son alumnos que leen y que tienen una motivación por la lectura y la escritura”.

Todo esto lo supo valorar el jurado de Aula de Palabra, integrado por profesores universitarios y de educación obligatoria con bagaje en experiencias lectoras. La llamada de la organización cogió por sorpresa a Beatriz y a Shazmin: “Pensábamos que era para hacernos algunas preguntas sobre el proyecto, pero nos dijeron directamente que habíamos ganado el primer premio”.

La respuesta de la comunidad educativa participante fue “impresionante. Nos llegaron felicitaciones de todo el mundo, tuvo mucha repercusión y eso también hizo que los audios y los vídeos que se realizaron llegaran a mucha más gente”. “Fue todo un honor, porque vimos cómo nuestro trabajo trascendió más allá de Uruguay”, insisten.

Ahora, el objetivo es continuarlo en el tiempo. Los alumnos quieren que sus relatos lleguen a la gente que más lo necesitan: residentes de hogares de ancianos y otros niños. Pero las docentes quieren aprovechar el premio del Festival del Cuento para poder conectar e intercambiar textos y otras ideas a través del Atlántico, algo que en realidad es uno de los objetivos que persigue esta primera edición internacional del Premio Aula de Palabras.

La evolución de Lectores en tiempos de incertidumbre y su proyección más allá del Liceo 32 se verá con el paso del tiempo. De momento, Los Silos ya conoce el proyecto de un centro educativo de Montevideo y en la capital uruguaya ya han oído hablar de un Festival Internacional de un pequeño pueblo pero con 25 ediciones a sus espaldas capaz de trascender fronteras.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.