El 24 de diciembre es una fecha señalada para todos, especialmente para los vecinos de El Tanque Bajo: esa misma noche, a partir de las 23.00 horas, se recrea, como en cada víspera de Navidad desde hace más de un siglo, el Belén viviente en la plaza de Nuestra Señora del Buen Viaje (anteriormente celebrado en el interior de la iglesia). Además, este año la Asociación Cultural Nochebuena y sus actores y actrices protagonizarán un documental financiado por la Fundación CajaCanarias y la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de El Tanque, dirigido por el periodista, psicólogo y dramaturgo Cirilo Leal.

Tal y como ha señalado Leal, la colaboración surgió gracias al interés del director garachiquese David Baute y el propio consistorio con el propósito de “intentar fortalecer esta tradición”. Y es que, aunque ya el año pasado intervino en la recta final de la puesta en escena, en esta edición también ha participado, junto con otros profesionales del teatro como Juan Carmona o Carlos Leocadio, haciendo sugerencias “con el objetivo de conservar los versos y darle un aire más teatral, más ágil a nivel de las interpretaciones”.

“Me llama mucho la atención el que en un pueblo se hayan conservado los versos, la manera de recitarlos en un lenguaje que nos podría situar en otras épocas de nuestra cultura”, comenta el dramaturgo. Además, pese a la dificultad de memorizar esos textos “los enriquecen con versos o décimas creados por ellos mismos, lo cual hace que la representación tenga mucho más valor”. De hecho, “les pesa excesivamente el respetar los tiempos tal cuales están escritos por la veneración que le tienen a la representación”.

En El Tanque han hecho algo magnífico: unir los dos pasos de la natividad en un solo espectáculo

La pasada Nochebuena la asistencia del público no fue muy notoria. Por esa razón, este año decidieron apostar por reforzar la interpretación, aunque, para Leal “ya estaba funcionando principalmente porque la Asociación se ha esforzado mucho en ello”. Por otro lado, según la dirección, “el hecho de estar grabando un documental, de cara al futuro cuando se presente, podría suscitar cierto interés en las personas de otros municipios incitándoles a que se pudieran acercar, a sabiendas de lo ocupados que estamos la noche del 24”. Además, a juicio del literario, “en El Tanque han hecho algo magnífico: unir los dos pasos de la Natividad en un solo espectáculo”.

Para Leal, “es grandioso ver cómo los vecinos, a través de la Asociación, se han ido reactivando para mantener el calor y el fuego de este espectáculo interpretado por la gente del propio municipio”. Sin embargo, lo más que le ha sorprendido ha sido el compromiso familiar con la tradición: “Estamos hablando de un pueblo que vuelca toda su ilusión, su energía e incluso sus promesas que pasan de padres a hijos, de generación en generación”.

Más de una veintena de intérpretes de edades comprendidas entre los 3 y los 70 años participarán en este espectáculo familia y tradicional que une la magia de la Navidad con la esperanza de un pueblo que lucha cada año porque una de sus costumbres más arraigadas perdure y haga frente al paso del tiempo.