Elena Pérez se pone al frente de la coordinación de las novenas jornadas de Patrimonio Cultural y Turismo de Buenavista del Norte un año más. Pérez asegura que la comida es parte de la vida diaria y lo que identifica a las personas como grupos sociales. Por todo ello, invita a participar de estas jornadas que tendrán lugar el próximo viernes 13 de diciembre en el Centro Cultural del núcleo de El Palmar. La coordinadora aporta más detalles de esta cita en DAUTE DIGITAL. 

– ¿Cómo se afrontan estas jornadas después de nueve años? 

Se afrontan siempre con muchísima ilusión. Son una oportunidad para reunir a profesionales de la gestión del patrimonio cultural y del turismo y para dar a conocer sus trabajos. Como investigadora en la gestión de este tipo de bienes siempre procuro diseñar un programa con diversidad de perfiles y, fundamentalmente, que aporten miradas diferentes e innovadoras en la gestión del patrimonio cultural.

– ¿Crees que el turismo gastronómico es solo una moda?

La comida forma parte de la cultura, de proyectos empresariales, de imágenes turísticas muy potentes, y todo ello implica consecuencias a nivel económico, social, político y por supuesto a nivel turístico. Por tanto, todo ello supone aplicar una gestión integral y responsable que definan adecuadamente la gastronomía en la actividad turística que realmente de sentido a la oferta turística gastronómica, con significados auténticos. 

La comida y todas las formas de hacer y relacionarnos en torno a la mesa, son parte de nuestra cotidianidad, de nuestras costumbres y los que nos define e identifica como grupos sociales.

– Para los pequeños núcleos poblacionales como los de la comarca de Daute, ¿qué significa ofrecer este tipo de oferta a los que los visitan? 

Es una manera fabulosa de conocer cómo es la cultura de un lugar. La diversidad y diferenciación son elementos clave que deben ser considerados en las políticas de promoción turística y en las políticas culturales. Los sectores públicos y privados tienen en este contexto la oportunidad de dinamizar estos núcleos y concurrir en un proyecto común de estudio, recuperación y puesta en valor o comercialización de la gastronomía.

En ese sentido, las jornadas están apoyadas tanto por entidades públicas como el Gobierno de Canarias a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural como por el Cabildo Insular de Tenerife a través de Turismo Tenerife, como empresas privadas. En ambos casos expondrán sus proyectos y contribuirán a un análisis y reflexión de la gestión de la gastronomía, como expresión cultural y como oferta turística y de ocio.

– ¿Qué encontraremos en la novena edición de las Jornadas de patrimonio cultural y turismo de Buenavista del Norte? 

En esta edición, la gastronomía se abordará desde diferentes perspectivas como la investigación arqueológica, lo que nos dará pie a conocer los alimentos de los antiguos habitantes de las Islas Canarias y su permanencia hasta nuestros días o la gastronomía del antiguo Egipto y los productos culturales actuales basados en el conocimiento de esa práctica a través de la egiptología. También abordaremos la gastronomía desde la educación y se expondrán los proyectos educativos realizados en la Universidad Europea de Canarias en esta área dentro de sus titulaciones en turismo o los trabajos de la Red Eurhodip, formada por centros internacionales educativos de hostelería y turismo.

Las políticas públicas serán objeto también de análisis en estas jornadas con la participación del Departamento de Producto Turístico del Cabildo Insular de Tenerife. Conoceremos cómo un proyecto de investigación como el desarrollado en La Palma sobre el vino de tea está ayudando a recuperar tradiciones, paisajes y favoreciendo el desarrollo local de este producto en la isla.

Empresas que apuestan por innovar en sus cocinas, pero apostando por las materias primas y recetas locales, el papel de nuestros productos en el turismo, el análisis periodístico de nuestra identidad gastronómica o el mantenimiento de nuestros paisajes agrícolas formarán también parte de los contenidos de estas jornadas.

– ¿Son necesarias este tipo de iniciativas en núcleos como Buenavista? 

Las jornadas han experimentado un aumento de asistentes con cada edición. Ello ha implicado el uso de los servicios del municipio, tanto a nivel de restauración como alojamiento. No podemos dejar pasar por alto que este tipo de acciones promueven la imagen del municipio y su promoción a través de diferentes medios locales e insulares; pero también a nivel nacional e internacional pues han sido varias las ediciones en las que hemos podido contar con ponentes procedentes de otros países y zonas de España que han difundido su participación y satisfacción con estas jornadas.

Tampoco hay que obviar que las jornadas de Buenavista del Norte son una plataforma de acceso libre a toda la ciudadanía, lo que supone un ejercicio de formación e información accesible para todas las personas. Sobre todo, se trata de una iniciativa útil en todos estos sentidos y con un impacto positivo en cuanto a la calidad, respeto y beneficios que deja en el municipio.

“Las jornadas son útiles y tienen un impacto positivo en Buenavista”

– Otra característica de estas jornadas son su total accesibilidad, baluarte del municipio. ¿Cómo se trabaja la trasversalidad en unas jornadas de este tipo? 

El municipio de Buenavista del Norte se caracteriza por ser uno de los municipios con acciones en materia de accesibilidad muy interesantes en los últimos años. Prueba de ello ha sido el Premio Reina Sofía de Accesibilidad Universal de Municipios, los centros adaptados o las actividades realizadas dentro del proyecto Buenavista Diversa que promueve la inclusión de todas las personas en la cotidianeidad de las relaciones sociales, el ocio y el turismo.

Todo ello configura un escenario de desarrollo y crecimiento económico y social que, aunque imperceptible, amplía y transforma nuestra sociedad hacia nuevos planteamientos de convivencia. No es casualidad que estas jornadas, por tanto, apuesten por celebrarse en un edificio, el Centro Cultural de El Palmar, con acceso a personas con movilidad reducida y por el Servicio de Intérprete de Lenguas de Signos Española (SILSE).

– ¿Por qué hay que participar en estas jornadas?

Son un deber para los responsables en la gestión del patrimonio cultural y el turismo, en particular para todas aquellas personas con responsabilidad directa en la gastronomía, tanto por su uso y gestión como patrimonio cultural, como en su oferta de ocio y turismo. Son ricas en cuanto a diversidad y calidad gracias a los ponentes que van a compartir sus experiencias en investigación y empresas; también son una oportunidad para tener acceso directo y conocer proyectos innovadores, así como las tendencias actuales en educación en esta materia.

Contaremos con un espacio gastronómico donde poder probar y disfrutar de las creaciones y materias primas de numerosas tascas, restaurantes y organismos oficiales del municipio de Buenavista del Norte, de la isla de Tenerife y de la isla de La Palma, cuyo único objetivo es recuperar y conservar nuestro patrimonio gastronómico.