Los ganaderos del Parque Rural de Teno acordaron este viernes con la consejera de Gestión del Medio Natural del Cabildo de Tenerife, Isabel García, poner en marcha apañadas de cabras asilvestradas hasta el 31 de enero de 2020. Esa fecha se da como plazo definitivo para poner en marcha “otras herramientas de erradicación” de esos ejemplares en la zona.

Así se ha desprendido de la reunión mantenida en el centro de interpretación del Parque Rural de Teno en Los Pedregales con los propietarios de ganado caprino de la zona, técnicos del Cabildo y el alcalde de Buenavista, Antonio González.

“Hemos venido a escuchar de primera mano todas las opciones que estas personas puedan proponer, y hemos llegado al acuerdo de que es aceptable poner una fecha límite para la recolección de animales por el medio de las apañadas. Son los propios ganaderos los que han indicado que esta problemática se ha extendido en el tiempo y que no se puede alargar mucho más”, indicó la consejera. “Los efectos de la presencia de estos animales no se reducen a los trastornos que están ocasionando a la flora endémica, sino también a los ganados controlados, a sus explotaciones y a la interrupción de los ciclos de la leche de los mismos, por lo que están generando pérdidas considerables en la economía de estas personas”, apuntó.

“Debemos actuar de manera inminente, con las apañadas según el acuerdo que hemos tomado hoy, y con otros medios si estas no dan resultado, por lo abrupto del terreno o por las dificultades que conlleva controlar a estos animales que se encuentran en un estado casi salvaje”, apuntó el alcalde de Buenavista, quien añadió que “el Ayuntamiento volverá a sacar un bando con estos plazos y, una vez agotados, se decidirá cuales serán los pasos a seguir”.

En una reunión de más de dos horas, los vecinos del Parque Rural, la mayoría cabreros, expusieron cuáles son los principales problemas de la presencia de estos animales y explicaron las posibilidades que creían más adecuadas para recuperarlos.

La consejera de Medio Natural añadió que “se trabajará siempre teniendo en cuenta la seguridad de las personas ante todo” y recalcó que “con este acuerdo nos aseguramos haber oído a las partes y, en función de ello, poder empezar a trabajar con conocimiento de causa y en beneplácito de los interesados. Es fundamental y urgente realizar este control, y desde el Cabildo trabajamos para que todo esto se solucione desde lo antes posible”.