Era uno de los favoritos y no defraudó. Raúl Díaz Perdomo se llevó la tercera edición de la crono-carrera vertical del Risco de Teno por segundo año consecutivo. El corredor independiente marcó un tiempo de 29:29 minutos, cerca del récord de 29:15 del año pasado, pero algo inimaginable para los senderistas que se enfrentan a una orografía de vértigo, literalmente.
El segundo puesto fue para Ruymán Martín, con 29:50. Francisco Mederos quedó en tercer lugar con 31:38.
En féminas, Nayra Díaz, del CD Vallivana, se hizo con la victoria con un tiempo de 36:42, figurando en el puesto 17 de la general. Le siguió su compañera Amada Sánchez con 36:49 y Patricia Domínguez, que paró el cronómetro en 39:45.
Nayra Díaz ganó en la general femenina
75 valientes de un total de 81 inscritos participaron en la prueba. De ellos, una numerosa presencia de corredores locales —sobre todo del Isla Baja Trail— y, en especial, dos de Teno Alto. La sensación de vencer al Risco para terminar en la plaza de tu barrio entre el aplauso de los vecinos en la fiesta tiene que ser difícil de contar con palabras.
El antiguo camino del Risco, que antaño era la única vía de comunicación de Teno Alto con el casco de Buenavista, es pieza fundamental del patrimonio cultural y etnográfico del municipio. Novios hacia el matrimonio, cortejos fúnebres en busca de la sepultura de un ser querido, cabreros con sus rebaños para ganarse el pan… Y ahora, atletas que lo desafían en hacia arriba para llegar al caserío en un tiempo récord.
La meteorología ayudó. Pese a la humedad que se acrecentaba en algunos tramos del barranco, las nubes y los alisios aliviaron a los corredores el ascenso por el agreste camino de piedras, en el que por momentos es necesario apoyarse en los brazos para superar su impresionante verticalidad. Cuando se corona el Risco y se alcanza el tagoror, el sendero se suaviza. La meseta de Teno recibe al corredor que, ya con el cansancio acumulado, tiene que seguir hasta Los Bailaderos primero, por una vereda de tierra y, después, por una pista de asfalto. Lo más difícil ya se ha conseguido y solo queda dar rienda suelta a las piernas para llegar a la meta.
La crono forma ya parte de las fiestas de San Jerónimo y la Candelaria. La plaza de Los Bailaderos es el punto de reunión de vecinos y visitantes y aquí termina también la prueba. La organización ha querido contribuir a engrandecer las fiestas y poner en valor la idiosincracia de uno de los núcleos rurales más alejados de Buenavista y que se enfrenta al reto de evitar su despoblación.
Cerca de 150 personas animaron a los participantes en la plaza, junto a otras que seguían con atención la crono desde los últimos tramos del camino. Al comienzo del Risco, en la carretera TF-445 que conduce a Punta de Teno, amigos y familiares apoyaron a los corredores también al inicio de la prueba, que comenzó exactamente a las 10:01 de la mañana, al no poder participar el encargado de abrir la crono.
La fiestas de Teno Alto continúan durante todo el fin de semana con diferentes actos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.