Han pasado tres semanas desde que TITSA estableciera cambios en la reestructuración de las líneas del norte de Tenerife. En concreto, el 21 de enero comenzó a funcionar la segunda fase de la reordenación pero las quejas de los usuarios no han cesado a pesar de los reajustes. 

Dos usuarios de Garachico manifestaban su descontento el pasado viernes 8 de febrero a través de sus perfiles en Facebook. Sandro Díaz, una de las voces disonantes desde el inicio de la reordenación, reclamaba “cómo es posible que por 2-3 minutos me he tenido que quedar tirado 30 minutos en la estación de Icod junto con otros pasajeros que íbamos hacer transbordo con la 106 para ir Santa Cruz a las 16.30 horas”.

Díaz hizo alusión a que el pasaje de la zona noroeste de Tenerife tiene menos privilegios que los del Valle de La Orotava: “(…) ¿así premian al pasaje? Ah no verdad, solo premian al pasaje del Valle de la Orotava…”, manifestó en su perfil de Facebook.

A la queja de Sandro Díaz se sumó, en la misma jornada (viernes 8 de febrero), la de Raquel González Yanes, usuaria habitual de TITSA. González suele trasladarse desde Santa Cruz a Garachico los fines de semana. Su trayecto hasta Icod fue bueno en tiempo hasta que tuvo que hacer transbordo hasta la Villa y Puerto.

Raquel González sale desde Santa Cruz a las 20.45 pero su llegada a Garachico no se produce hasta después de las 22.30 horas. El transbordo para llegar hasta la comarca sigue constituyendo una doble lejanía.

Durante la rueda de prensa de presentación de la “segunda fase de mejoras” de la reordenación de TITSA para el norte, el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, aseguró que “con este cambio recuperamos prácticamente toda la conexión directa con la Isla Baja”.

Avatar
Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.