Llega el 16 de agosto y Garachico pone lo mejor de sí para honrar a su patrón y protector en uno de los días más importantes que vive Daute cada año. La romería del Glorioso Señor San Roque trasciende las fronteras comarcales y miles de personas de toda la isla se acercan para disfrutar de un día de sabor y tradición. DAUTE DIGITAL vuelve a darte todas las claves para que no te pierdas nada este jueves.

San Roque de mañana, San Roque de tarde

Si bien la romería, que comienza hacia las 14.30 horas, es el centro de la jornada, la fiesta del santo comienza desde bien temprano y va siguiendo su ritmo. Todo tiene su momento ese día. Por eso, hay que diferenciar la mañana de la tarde.

Los primeros compases del día los marcan los garachiquenses y los peregrinos que, caminando, en guagua o en coche, llegan hasta la ermita. La plaza de San Roque se abarrota para acoger la misa de los peregrinos a las 9 y media de la mañana. Si se quiere disfrutar de la fiesta desde primera hora, lo mejor será llegar con suficiente antelación para hacerse hueco y, además, coger una de las cientos de cañitas que se reparten antes de comenzar la celebración.

Misa de peregrinos en la plaza de la ermita

Estamos ante una de las estampas más coloridas de cada 16 de agosto. La imagen de San Roque preside desde el pórtico de su morada la misa ante una plaza llena, el sol sobre los acantilados de La Culata y el mar bañando el litoral del pueblo.

Está prohibido perderse la petalada de la calle Santo Domingo

Cerca de las 11 de la mañana comienza el grito de los ajijides y San Roque realiza el primer trayecto de la jornada, el traslado hacia la parroquia matriz de Santa Ana. Lo hace acompañado por la conocida como Hermandad de la Chácara y el Tambor, integrada fundamentalmente por garachiquenses con devoción por el patrón. A muchos de ellos los veremos horas después subidos en alguna carreta.

Petaladas de rosas se suceden por el trayecto de costumbre hacia el centro del pueblo, aunque la más esperada por su espectacularidad es la de la calle Santo Domingo, muy cerca del IES Lorenzo Dorta. El camino, mayormente en bajada, deja estampas maravillosas.

La comitiva llega a la glorieta de San Francisco y las campanas de Santa Ana comienzan a repicar en los últimos pasos de la procesión. En la puerta del templo, San Roque realiza la venia a los tocadores y entra para comenzar la solemne eucaristía. De carácter romero, es la celebración religiosa más importante del día en la que, durante el ofertorio, se reciben las ofrendas hortofrutículas de manos de las romeras.

Los romeros calientan motores en la carretera de San Pedro

Y entramos en la turno de la tarde. La carretera de San Pedro se va llenando de romeros y las carretas comienzan a asar la carne. El calentamiento dura un par de horas, hasta que San Roque llega a la plaza Ramón Arocha, junto a la playa del muelle viejo. Para acabar ahí, la imagen sale sobre las 13.30 horas de la parroquia y atraviesa la calle Santa Ana. Está enclavada en la parte oeste del casco y hasta la erupción de 1706 formaba parte de la bahía del Genovés. Ahora, cada 16 de agosto, el patrón pasa por la calle de la patrona junto a las casas terreras tradicionales y con una decoración canaria exquisitamente preparada por sus vecinos. La vía es estrecha y muchos quieren acompañar a San Roque en su bajada hacia la plaza del muelle, que ya se ve al fondo, aunque con orden todos caben por ahí.

Bajada de San Roque por la calle Santa Ana, antes de comenzar la romería

En la plaza Ramón Arocha arranca la gran romería, precedida por el saludo de San Roque a la bahía, recuerdo de la bendición de los pescadores que hasta hace relativamente pocos años realizaban su particular romería marítima por el litoral. Aquí ya la emoción se desborda y, sin solución de continuidad, la imagen sale hacia de regreso a su ermita encabezando la edición número 58 de su afamada romería. Lo hará por las calles Pérez Zamora, plaza Juan González de la Torre (la plaza de Abajo o de la Pila), Esteban de Ponte y San Roque.

Los carros de la Peña Los Vinagres —que sale desde 1963 y protagoniza anualmente el mayor reparto de sangría gratuita en toda la comarca— o de Los Ratones Parranderos son  clásicos en la cita. Tampoco faltan las carretas de las romeras y de los romeros infantiles.

Garachico en su conjunto es una fiesta. Las calles se llenan de romeros, parrandas y gastronomía de la tierra. Un total de 12 carretas pequeñas y 26 grandes copan la celebración, que tiene otro de sus momentos más emotivos con la entrada de San Roque en el convento de la Inmaculada Concepción. Las monjas de clausura reciben al santo detrás de la reja del coro y desde allí entonan sus cantos. No es raro ver lágrimas en el rostro de más de un peregrino. Son las 4 de la tarde y el ritual se repite: San Roque entra por la puerta de la cabecera y sale por la del coro.

Si la decoración de la calle Santa Ana es digna de elogio, no lo es menos la de la que lleva el nombre del protagonista de la jornada. La calle San Roque es la última por la que discurre la comitiva antes de llegar a la plaza de la ermita. Allí la imagen aguarda a las puertas de su casa hasta que pasa toda la romería con la última carreta. En ese momento, hacia las 5 y media de la tarde, los ajijides se solapan para despedir a San Roque, que por fin descansa en el altar.

Pero la fiesta no ha terminado. El baile de romeros que comienza seguidamente abarrota la plaza hasta la medianoche con las orquestas Malibú Band y Arguayo Band. La tarde y la noche en Garachico también tienen su momento.

Mejor en guagua

Como siempre, la guagua es la mejor opción para entrar y salir de Garachico este 16 de agosto. La empresa pública TITSA vuelve a reforzar la línea 363 entre Buenavista y Puerto de la Cruz con 14 guaguas extras.

Los refuerzos comenzarán a partir de las 9.30 h —antes, los horarios de paso serán los habituales de una día laboral— y finalizarán a las 23.00 h, cuando desde Garachico parta la última guagua hacia Buenavista y, al mismo tiempo, la última hacia Icod y Puerto de la Cruz. En toda esa franja, la frecuencia de paso por la Isla Baja será bajo demanda.

Además, las guaguas de TITSA tendrán prioridad de paso en la TF-42 entre Icod y Las Cruces. Esto quiere decir que, como en años anteriores, la carretera general será cortada al tráfico entre esos dos núcleos en caso de colapso por exceso de tráfico de vehículos privados (excepto para vehículos de transporte público y mercancías) desde las 11.00 hasta las 14.00 horas y desde las 17.00 hasta las 19.00 horas. Esos serán los momentos donde se espera mayor llegada y salida de personas de Garachico, respectivamente. “De esta forma, las guaguas circularán más rápido por la vía, con el consiguiente ahorro de tiempo para los usuarios que se desplacen en transporte público a la Romería”, dicen desde TITSA.

Aquellas personas que tengan que desplazarse obligatoriamente por trabajo y otros motivos —el 16 de agosto solo es festivo en Garachico—, tendrá que planificar sus viajes con antelación para evitar colas, algo que ya ha originado quejas en ediciones pasadas, especialmente en vecinos de Buenavista, Los Silos e Icod. La opción más rápida para abandonar la Isla Baja ese día desde los municipios limítrofes será subir hacia Tierra del Trigo y enlazar con el tramo del anillo insular entre El Tanque y Buen Paso.

Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.