La tercera fase del XXVI Concurso de Murgas comenzó pasadas las 00.00 horas. Aunque la lluvia ha dado tregua, la noche se ha caracterizado por un frío gélido. Esta última fase no ha gozado del mismo número de asistentes que las anteriores.

Trinkosos

La murga más reciente de La Orotava estuvo muy a la altura. Tienen casi asegurado el pase a la final de mañana, domingo 4. Gran puesta en escena para su presentación y grandes voces durante todo su actuación.

No obstante, la temática de sus dos temas pareció repetirse. El primero de ellos, ‘Dividido por sectores’, hizo alusión al sector primario y al sector servicios criticando a este último. Habló en general del retraso de la sociedad canaria. Canarias es paraíso de la especulación para ellos y necesita soluciones ya.

Se fueron hasta su localidad para hablar del caso grúas en lo que respecta a Linares y Valencia. Hubo un error en el cronómetro que el jurado solucionó sacando al escenario el móvil del secretario y dejando claro que terminaron algo más tarde del minuto 27.

En su segundo tema, ‘Un marketing diferente’, compusieron un puzzle con algunas de las problemáticas del Archipiélago canario y también temas locales. Le dieron un recado a la concursante de Operación Triunfo, Ana Guerra. Sacaron a las 7 islas y saltaron al bullying, la violencia o las condiciones de la Universidad de La Laguna. Una variedad de temas sin sentido pero terminaron diciendo que en Canarias “hay algo más que turismo”. 

Criticonas

Las féminas de Los Realejos hicieron uno de los peores papeles del concurso. Hicieron un mal comienzo con su presentación y esta fue la constante durante toda la actuación.

Muy lineales en los tonos de los temas, sin apenas dar síntomas de alegría o entusiasmo. Quisieron adivinar el futuro con ‘Critiadivinas’ y lo hicieron: supieron parar el cronómetro a 30 segundos de terminar sus 30 minutos. 

Los que llamaron a su tarot les contaron sus problemas que daban un repaso a algunas de las situaciones más amargas de la sociedad canaria. En su segundo tema se convirtieron en un vagabundo que reclamaba algo más de dignidad y ellas mismas lo hacían para estas personas que se encuentran en la calle. 

Pizzicatos

La murga de La Orotava resucitó a la murga de siempre. Incluso trajo a Los Sabandeños hasta el escenario de Garachico con un repertorio canario y con letras que recordaron a las murgas de la década de los ochenta. 

Dedicaron un tema a Santa Cruz, en un ejercicio de complejo de inferioridad y de pocos modales con un “Santa Cruz vete a cagar”. No obstante se defendieron siendo muy pocos y tras dos años de parón.

En el segundo tema, se convirtieron en Los Sabandeños recordando al concierto de la escalera de La Orotava. Dieron muchísima caña a Coalición Canaria pecando de ser demasiado localistas. Se fueron en voces, lo que les faltaba para dar muestra de su vuelta a los escenarios tras un paréntesis. 

Cascarrabias

La potencia habitual de los portuenses se plantó en el escenario con una gran puesta en escena. Faltó el cronómetro en la pantalla.

Fumigaron en Garachico y advirtieron ‘no te dejes engañar’. Hicieron alusión a la plaga política y a todos los problemas que pueden solucionarse mediante un buen fumigado. Bullyng, trabajos precarios, también hablaron de los concejales. Al final pareció todo limpio y fumigado aunque no profundizaron en ninguna epidemia en concreto.

Para terminar su repertorio, se convirtieron en el genio de la lámpara recordando a la descalificada Trapaseros. Hicieron los tres típicos deseos concedidos al carnavalero del norte, al canarión y al homosexual que pide que no se le juzgue por su condición.

Perdieron el hilo conductor al final que hicieron alusiones generales a los problemas de la sociedad. Buen final para terminar la tercera fase y que el jurado se retire a deliberar quién pasará a la final. Cascarrabias tiene su plaza asegurada para mañana, domingo 4.

Avatar
Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.