El Concierto de Año Nuevo de Tenerife se corona en Garachico

Sole Giménez y la Big Band de Canarias se metieron en el bolsillo a un público que abarrotó la glorieta de San Francisco

0

A lo largo de las últimas décadas, la Isla Baja ha sido testigo de multitud de iniciativas y eventos que, con el ánimo de generar movimiento cultural y económico, se ponían en marcha sin mucha suerte, acabando por desaparecer más pronto que tarde. Otros tantos, sin embargo, dieron con la clave del éxito y se han consolidado con el paso del tiempo. Entre estos últimos, el Concierto de Año Nuevo de Garachico, con apenas tres ediciones, es el fiel reflejo del acierto cultural.

Una abarrotada glorieta de San Francisco fue testigo este domingo del primer concierto del 2017 en Daute. Comandados por Kike Perdomo, la Big Band de Canarias puso de nuevo música al nuevo año en Garachico. Junto a ella, brilló con luz propia Sole Giménez. La que fuera solista de Presuntos Implicados, invitada de honor este año al concierto, consiguió desde muy pronto meterse al público en el bolsillo con temas como Dos Gardenias, Mediterráneo o Alma de Blues.

Sole Giménez: “¿Puede ser esto más bonito?”

Tras la introducción de Horn of Puente de la Big Band, subió al escenario Luisa Machado, la antigua voz femenina de Taburiente. La introducción del canto del Arroró puso los primeros pelos de punta en Garachico y con los siguientes temas se ganó el cariño de los presentes. Le acompañó Gustavo Campos en una fusión de la música tradicional canaria con el jazz más vanguardista. Un ejemplo más de lo que lleva demostrando la Big Band regional desde hace tiempo: que folclore y modernidad son totalmente compatibles.

Ante de la irrupción de Sole Giménez, Machado dio paso a los anfitriones, el Coro de Cámara de Garachico. Lejos de su habitual repertorio sacro, sorprendieron con el reconocido villancico americano Winter Wonderland, perfectamente acompañados por Perdomo como saxo solista.

Y, por fin, tras 45 minutos de concierto aparecía Sole Giménez en la glorieta y el público irrumpía en aplausos. La cantante se mostró maravillada por la climatología, con un cielo totalmente despejado y que comenzaba a dar paso a las primeras estrellas sobre Garachico. “¿Puede ser esto más bonito?”, se preguntaba ante el espectacular panorama navideño del casco histórico del pueblo.

Interpretó temas de su repertorio, de su etapa en Presuntos Implicados y de su carrera en solitario, perfectamente arreglados por el compositor Miguel Blanco para la Big Band autonómica. El primer día del año moría en Garachico con hermosos acordes.

Las campanas de la torre de Santa Ana se pusieron de acuerdo para acompañar a Sole mientras entonaba Dos Gardenias, mientras la artista enamoraba a las miles de personas allí congregadas.

Luisa Machado, Gustavo Campos y el Coro de Cámara garachiquense acompañaron a Sole Giménez en el último tema: El año que viene. Como anillo al dedo para un 1 de enero. Una sonora ovación dio por finalizado el concierto, si bien entre los asistentes se echó en falta un bis como guinda al perfecto pastel. A pesar de todo, el nuevo éxito del que ya sin duda es el Concierto de Fin de Año de Tenerife hace presagiar que los próximos años llegarán cargados de novedades y un mayor reconocimiento a nivel insular.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.