Abeque cumple cinco años combatiendo al invasor

La asociación que vela por la conservación del patrimonio natural y cultural de Teno organiza cada mes batidas para reducir la población de rabo de gato en la comarca

0
380

Llevan desde octubre de 2011 en guerra y prometen no desistir hasta acabar con el enemigo. El rabo de gato, Pennisetum setaceum, abunda en Canarias. También en nuestra comarca, perjudicando la flora autóctona. Originaria del este de África, fue introducida como planta ornamental y se ha convertido en una auténtica plaga vegetal en Canarias. Aunque esta planta es capaz de brotar en cualquier rincón gracias a la facilidad de dispersión de la semilla, predomina en el macizo de Teno, una de las joyas naturales de Tenerife. Ahí lleva Abeque cinco años luchando para controlar la población de rabo de gato. “No nos gusta hablar de erradicación, porque es algo casi imposible, aunque en determinados sitios se ha conseguido”, indica el presidente de la Asociación, David Padilla.

Aunque Abeque vela por la conservación del rico patrimonio de Teno, sus principales esfuerzos se centran en combatir al rabo de gato. Y lo están consiguiendo. “Antes, nuestra labor parecía una utopía, pero ahora nuestro proyecto es un referente para toda Canarias”, presume David. Algo que han conseguido en estrecha vinculación con el Parque Rural de Teno, el Ayuntamiento de Buenavista y las decenas de voluntarios que cada mes se reúnen para trabajar durante varias horas en cualquier de los barrancos del macizo. “La colaboración es alucinante, somos uno de los proyectos de voluntariado más potentes en Canarias, con una media de entre 20 y 30 personas cada mes”. Aunque Abeque cuenta con un grupo fiel (como los saltadores, claves para acceder a las zonas más escarpadas de los barrancos), el boca a boca y la información continua a través de las redes sociales ayuda a aumentar la cifra de participantes.

“La colaboración de los voluntarios es alucinante”

La asociación recibe también todo el apoyo del Parque Rural, con quien planifica cada mes de diciembre las tareas a realizar durante el próximo año. “La colaboración es bastante buena”, apunta el presidente de Abeque. En aquellos lugares donde realizan los controles del rabo de gato, los operarios del Parque acometen periódicamente tareas de revisión, a fin de evitar una nueva germinación de la planta. También han ido de la mano con el Ayuntamiento de Buenavista en perfecta sintonía, donde el cambio de gobierno en 2015 “no afectó en nada” para continuar trabajando juntos.

La mayor población de rabo de gato se localiza en Masca. Es allí precisamente donde Abeque celebrará este domingo los cinco años de su ardua labor, aspirando a reunir a muchos más voluntarios de lo habitual. “Casi todos los barrancos del macizo están controlados salvo el de Masca, que resulta más difícil por la accesibilidad”. Aún así, destaca David, se está mejorando la actuación en el segundo enclave más visitado de Tenerife.

Tras la batida del domingo, la buenavistera plaza de los Remedios acogerá una fiesta-concierto con el grupo ‘Controversions’ y una paella para todos los voluntarios. Pero la erradicación del rabo de gato no acaba aquí. Después de organizar espectaculares batidas como las del barranco Bujamé, donde se movilizaron más de 200 personas, Abeque finalizará el año en el camino del Canal del Agujero (noviembre) y en Barranco Seco (diciembre). La guerra aún no está ganada, pero el rabo de gato sigue perdiendo fuerza en Teno.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.