Román Martín define a la instalación como una demanda histórica