Reimperbealizar la balsa de la montaña de Taco sin dejar de suministrar agua de regadío. Ese es uno de los mayores retos del proyecto que fue presentado en la jornada de este jueves 10 de noviembre en el complejo hidráulico de la Isla Baja.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo Insular de Tenerife, Javier Parrilla; presentó ante los medios de comunicación esta iniciativa junto a la gerente de Balten, Ana Sánchez. «Se trata de un proyecto importante a la par que urgente», señaló el consejero socialista al admitir que por la situación de las láminas y por la época del año que es «es el momento idóneo para realizarlo».

El proyecto tiene un presupuesto de 1.782.132,77 euros y se ejecutará en 5 meses, aproximadamente, en tres fases. La primera de las fases comenzaba justo este jueves 10 de noviembre con la subida del material hacia la montaña de Taco. Parrilla recordó que la balsa de la montaña de Taco es la más grande de Tenerife con 821.000 metros cúbicos y que proporciona agua a 460 regantes de la comarca de Daute. 

La balsa tiene que vaciarse hasta cierto punto para comenzar con la reimpermeabilización. La primera fase comprende los primeros seis metros de altura, la segunda fase los siguientes metros y la tercera los remates de la obra como el rompeolas o el asfaltado de la ‘carretera’ que rodea la balsa.

El consejero insular ‘presumió’ de poder seguir garantizando el suministro de agua a los regantes. «Tenemos un as en la manga y ese as es la balsa de Ravelo», explicó. Situada justo debajo del complejo hidráulico comarcal, tiene una capacidad de 60.000 metros cúbicos y servirá para seguir suministrando el agua de regadío y para almacenar el agua que está en propiedad de algunos regantes.

Ana Sánchez, gerente de Balten, se refirió a algunos aspectos más técnicos del proyecto como que por ejemplo, la balsa de la montaña de Taco tiene una particularidad y es que «su base es arcillosa». Sánchez también apuntó que el consumo medio por bimestre de agua para regadío es de 147.732 metros cúbicos de agua. 

El complejo hidráulico de la Isla Baja: ese gran desconocido

La infraestructura del complejo hidráulico de la Isla Baja es un completo desconocido para la gran parte de la población de la comarca. Muchos saben dónde está pero nunca han visitado sus instalaciones. Sí que es cierto que para los regantes o agricultores es el pan de cada día, pero para el resto de ciudadanos no.

Situado al otro lado de la carretera TF-42, a la altura del barrio de San Bernardo o Las Canteras, desde sus instalaciones se ve perfectamente la montaña de Taco y las tuberías que impulsan el agua hasta su balsa. Unas instalaciones modernas, totalmente adaptadas a las nuevas tecnologías en desalinización, filtrado y tratamiento de agua para el regadío. «Con esta rueda de prensa también pretendemos darle visibilidad a Balten y sus proyectos», comentaba la gerente.

Se pudo visitar la desalinizadora, pero no de agua salada para consumo humano sino para bajar la conductividad del agua de regadío y que llega directamente desde la galería. Varios técnicos de Balten explicaron con detalle el funcionamiento de las instalaciones.

Tras la visita, se pudo subir también a la balsa de montaña de Taco que ahora mismo se encuentra con su capacidad casi al mínimo por el comienzo de su reimpermeabilización. 

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.