El tercer día de la octava edición de las Jornadas Medioambientales de la Isla Baja se fue hasta el municipio de El Tanque para hablar de ‘El reto de la gestión del territorio’. Alexander Velázquez, de Vientos de Daute, moderó esta mesa redonda en la que participaron José María Garrido, abogado ambientalista; José Gregorio Pérez Medina, presidente del Consorcio Daute-Isla Baja; Alberto de Armas, del Parque Rural de Teno; y Efraín Acuña, geógrafo y miembro del colectivo Alaemon.

La mesa redonda comenzó con una primera intervención de cada uno de los participantes exponiendo los principales problemas y retos para gestionar un territorio como la comarca de Daute.

La globalización, la necesidad imperante de tener una visión comarcal para llegar más lejos o el compromiso político que fluctúa fueron algunos de los temas que Acuña trató durante su intervención. También habló de turismo sostenible y de la falta de interés de la población local por su entorno que «tiene una riqueza natural a la que se acostumbran y no valoran». 

Alberto de Armas hizo un recorrido histórico por la gestión, los logros y los retos del Parque Rural de Teno. En este sentido, habló de la necesidad de convertir la presión de la actividad turística en una oportunidad. La situación de masificación y caos vivido en el caserío de Masca es uno de los mayores ejemplos de lo mencionado anteriormente. «El esfuerzo inversor está ahora mismo en el embarcadero de Masca para completar la experiencia de la regulación del barranco de Masca», aseguró.

De Armas también señaló que una de las mayores problemáticas del Parque Rural de Teno es la pérdida de población que se sitúa en un 25 %. 

El único agente político de la mesa, José Gregorio Pérez Medina, habló de tres estructuras necesarias y existentes en la comarca: estructura social, administrativa y productiva. Hizo un ejercicio de autocrítica ya que las entidades comarcales «podrían haber hecho más por esta comarca», dijo. En cuanto al tejido productivo, habló de una actitud crítica pero que «tampoco han sido capaces de organizarse».

No obstante, hizo alusión al germen de la red de empresarios sostenibles de la comarca que se volverán a encontrar en el marco de esta jornadas. Hizo referencia también a la necesidad de «ponernos de acuerdo en qué punto nunca vamos a estar de acuerdo». 

Garrido puso la nota más crítica de la tarde con su intervención. Con más de 40 años de experiencia, el abogado retrocedió hasta 1986 cuando no existían los Espacios Naturales Protegidos en Canarias. Debido a la legislación aprobada al año siguiente, las condiciones de algunos núcleos poblacionales de espacios naturales «han mejorado sustancialmente en cuanto a los servicios que tienen», dijo.

Se mostró más crítico aún con la cultura de ordenación en Canarias y aseguró que algunos políticos al frente de ayuntamientos «son unos auténticos analfabetos en lo que se refiere a ordenación». El abogado definió de manera clara que «sin planificación del territorio no puede haber gestión de su uso». Ejemplificó todo lo anterior recordando la primera vez que se puso al frente de un plan de ordenación en el municipio de El Tanque en el año 2006.

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.