Hace apenas un mes que ha «aterrizado» en el Ayuntamiento de El Tanque como alcaldesa tras la inhabilitación de Román Martín. Esta es la primera entrevista que concede a un medio de comunicación y Esther Morales, alcaldesa del municipio, mantiene la esperanza de que el Tribunal Supremo revierta la sentencia contra el que ha sido su compañero de trabajo durante diez años. Muchos proyectos en «parrilla de salida» y el convencimiento de que «vale la pena estar en política». DAUTE DIGITAL habla con la primera alcaldesa de la historia de El Tanque, Esther Morales. 

– Lleva casi un mes en el cargo, ¿cómo han sido estas semanas? 

Poniéndome al día de todo. Tengo conocimiento hasta cierto punto. Cada uno gestiona su área, pero ahora he tenido que tomar las áreas que tenía la Alcaldía y parece que no, pero lleva contenido. Al final aquí viene todo el mundo a preguntarte y tú tienes que tomar decisiones de todo tipo y a corto plazo. Entonces, es verdad que eso te resta tiempo en desarrollar otro tipo de trabajo.

Es un cúmulo de cosas que vas llenando pero tienes que pararte, sentarte, pensar. Hay momentos en los que necesitas ese tiempo para poder pensar y empezar a organizar. Ahora lo que toca es organizar, distribuir tareas para seguir caminando. No es la misma función que hacía con anterioridad. 

– ¿Ha tenido tiempo de reflexionar, entonces? 

No mucho. Necesitas tiempo para pensar, reflexionar y en momentos así es difícil. Es verdad que entre comillas estás ahí con esa mochila pendiente de lo que pueda llegar a salir o lo que le salió en este caso a Román, pero nunca piensas en esa postura hasta que llega. Y cuando llega dices «uf, parón». 

– Ha llegado en pleno verano, son meses raros para gestionar… 

No, más bien creo que ya llevábamos todo ese peso detrás de esperar. Yo creía que esto iba a ser otra situación, no quería que llegara a tal fin. Sobre todo por lo que era… pero cuando ya te toca tienes que parar, pensar en lo que te da tiempo y seguir. No hay de otra. 

– En el discurso de la toma de posesión dijo que la sombra de Román Martín será muy larga… ¿todavía llega esa sombra a la gestión diaria? 

No llega. Es verdad que le agradezco enormemente que me haya puntualizado cosas porque lo necesitaba y le he pedido por favor que me puntualizara cosas de sus áreas de las que yo no tenía conocimiento o lo tenía pero muy vago. Si es otra persona, se desvincula y dice «me voy». Yo le pedí por favor que me pusiera al día de todo y esa es la sombra. Y no solo la sombra, sino la trayectoria a día de hoy. Es larga, me refería desde que inició hasta que finalizó. Es mucho recorrido durante mucho tiempo y creo que eso se marca. Al final, ahí queda el trabajo. 

La esperanza es lo último que se pierde

– No se refería entonces a que la sombra iba a estar presente en su gestión…

No. Me refería a su largo tiempo trabajando. Lleva aquí diez años. Una persona que lleva aquí diez años trabajando tiene que dejar algún rastro de alguna manera y lo define como esa sombra que queda de Román Martín y que va a permanecer durante mucho tiempo. 

– ¿Cree que esa sombra será un lastre para usted? 

No, creo que no. Desde el punto de vista de mis ciudadanos, creo que no. Creo que la inmensa mayoría de los ciudadanos apoya a Román Martín… creen firmemente en la gestión que hemos hecho, creen firmemente en todo lo que hemos volcado en este municipio. Se ve perfectamente el desarrollo a lo largo de estos años y creo que no será negativo. Espero que si el Supremo toma la decisión, que sea la correcta y en este caso que Román pueda…

– Ustedes todavía tienen esperanzas…

Yo sí, siempre. Yo creo que la esperanza es lo último que se pierde.

– Estos meses han sido convulsos. En cierto modo, ¿sabía que iba a llegar el momento de tomar la Alcaldía? 

Sí. No te lo esperas, pero sí te lo planteas. Es verdad que está ahí. Es lo que te decía: llevamos esa mochila en lo que puede llegar a pasar, pero siempre pensando en positivo. Sobre todo por el fin que era: es una residencia, es algo… No ha matado, no ha robado a nadie… ha sido transparente. Es verdad que se inició ese proceso y se tomaron unas decisiones, y esas decisiones hay que acatarlas. A día de hoy es lo que ha tocado… es lo que hay.

– ¿Su hoja de ruta para lo que queda de mandato será la misma que la de Román Martín o se plantea algún otro tipo de proyecto? 

Proyectos se plantearán muchos más. Es verdad que hay un montón en parrilla de salida, pero la línea será la misma. Creo que nos ha ido bastante bien, somos un grupo joven, con ganas. Todos nos organizamos y creo que esa es la línea que llevábamos realizando y creo que ha sido la correcta. De hecho, las urnas lo marcan.

Yo creo que si esa línea ha funcionado no debemos cambiarla. Creo que los ideales son los mismos. Llevo años trabajando con Román Martín, codo con codo, no solo yo sino el resto de compañeros y si llevamos diez años es porque funcionamos. Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? 

– La oposición con Pablo Estévez (Nueva Canarias) a la cabeza se ha quejado siempre de falta de transparencia en la gestión de Román Martín. ¿Eso va a cambiar?

La queja de Pablo Estévez no es lógica ni correcta. Te quejas de transparencia cuando a día de hoy no has presentado ningún tipo de propuesta. Creo que la transparencia va en base a la propuesta.

Estévez se queja sin lógica. No ha propuesto nada en todo el mandato

Román Martín, en su momento, llegó a comunicarle a través de un escrito que estábamos con los presupuestos, que estábamos en comisiones, que presentaran todo tipo de propuestas… Nosotros hemos sido todo lo transparentes que hemos tenido que ser, porque así nos lo exigen. A día de hoy, creo que la transparencia ha sido la correcta. Las propuestas son las que te hacen a ti caminar, seguir con todo este tema… si no presentas propuestas, ¿qué te puedo dar yo?

– Sin embargo, Estévez lleva advirtiendo de que la situación en la que se encuentra Román Martín llegaría durante muchos años… 

Sí. Creo que la responsabilidad aquí no es solo de Román Martín. Creo que en su momento, él también tuvo esa responsabilidad y la residencia está como está… Hemos cogido una residencia que estaba como estaba… y estaba así por como la habían dejado… No es nuestra responsabilidad, pero la hemos tenido que asumir por las decisiones que tomamos de abrirla. La verdad es que ese edificio estaba embargado, se cedió el suelo a una entidad. Esa entidad quebró y así estaba. Nosotros lo que hemos hecho es recuperar el bien, revertirlo al Ayuntamiento y ponerlo en funcionamiento.

– A pesar de los informes… 

A pesar de los informes… asumimos lo que es. De hecho, Román Martín lo ha asumido. El juzgado ha dictado lo que ha dictado (que no es todo lo que nosotros queríamos), pero es un fin social, muy importante y necesario para el municipio. 

– Ese parece el argumento que a los vecinos les pesa a la hora de valorar la gestión de Román Martín. 

Creo que tiene ese peso. Además, a nivel empleo… es un nicho súper grande de empleo para el municipio en función de la situación que estamos viviendo. 

– Le quedan dos años aproximadamente para las próximas elecciones. ¿Qué retos tiene para lo que le queda de mandato? 

En principio, cumplir con todos los objetivos que tenemos sobre la mesa. Te podría decir que infinidad de proyectos. He hecho varias publicaciones en redes sociales sobre ello, pero hay muchos más. Con todo eso y si en estos dos últimos años seguimos obteniendo financiación y seguimos trabajando en la misma línea pues muchos más. Se trata de que mis objetivos sean que el municipio siga mejorando, siga ofreciendo servicios o mejores servicios al ciudadano y que El Tanque siga avanzando, lo tengo clarísimo. 

– ¿Alguno en concreto?

Muchos. La pista de parapente, que está el proyecto ya redactado. La ansiada piscina municipal. La segunda fase del ARRU, plaza de la Virgen del Buen Viaje, plaza de Ruigómez, escuela de hostelería, despoblación rural, escuela infantil, el patio detrás del cementerio municipal, reforma de los vestuarios del campo de fútbol Pedro Francisco Rodríguez, continuar con el plan de asfaltado, IDAE… Atalaya, plan de cooperación, Leader… somos municipio rural y hemos obtenido la financiación para la instalación de las canchas de pádel en el complejo deportivo de San José de Los Llanos, hemos obtenido financiación para la redacción de una nueva guía turística del municipio y la instalación de los tótem que ya se ha completado.

Creo que vale la pena estar en política

Si hay posibilidad de que siga llegando financiación, yo me siento encantadísima de poder desarrollar todo esto… mi trabajo es político, pero también es técnico. El hecho de conseguir financiación para el municipio y que yo pueda ver plasmada todas esas cosas aquí, eso es un orgullo… vives aquí toda la vida, y si vives donde te gusta y haces encima lo que te gusta y ves que la gente te lo agradece, eso es el top del top. Al principio te planteas si la política vale la pena. Yo creo que sí la vale.

A día de hoy diría que sí a pesar de los inconvenientes. Creo que el hecho de encontrarte a un vecino y que te dé las gracias por algo es lo que te va dando en el día a día y te empuja a decir «venga». 

– Si llegara el momento y se diera la coyuntura, ¿se presentaría en 2023 a alcaldesa de El Tanque?

No lo sé. Eso es una pregunta bastante difícil. Como te decía al principio, estoy aterrizando. Es verdad que de a día de hoy todavía necesito que salga la sentencia de Román Martín a ver cómo va… Sigo pensando en positivo de que el Supremo tendrá otra mirada hacia nosotros o hacia Román Martín y no lo sé, de verdad. Mis compañeros me han apoyado al 100 % y se los agradezco porque es muy complicado cuando pasan este tipo de cosas.

– Llama la atención que siendo un pueblo tan pequeño El Tanque tenga una actividad política tan… 

Brutal.

– ¿Se cumple el refrán de ‘pueblo chico, infierno grande’?

Yo creo que eso era antes. Ahora no. Creo que ahora la situación política se ha estabilizado. Es verdad que el primer mandato fue un poco ‘jaleoso’, veníamos de otro tipo de política. Nosotros hemos abierto la mano a todo el mundo porque entiendo que el vecino es vecino independientemente del color que vista.

Si te tengo que ayudar a ti o a cualquier otro vecino, este es mi trabajo y para eso estoy. Lo tengo claro y creo que eso es lo que nos ha abierto la mano en ese sentido. Hemos sido muy flexibles. Las urnas han sido lo que han sido por como nosotros hemos sido. Al final defiendes un pueblo, no defiendes unos colores… el pueblo es todo el mundo, El Tanque es todo. 

– ¿No cree que las decisiones que se tomaron con la residencia pueden echar por tierra esas mayorías absolutas en las urnas? 

No, al contrario. Yo creo que sigue siendo un servicio necesario y a día de hoy no hay más que verlo. 

– No cree que vaya a pasar factura entonces en 2023…

No. Creo que tenemos que seguir luchando por el servicio. Mucha gente me para en la calle y ellos entienden una sentencia para Román Martín, entienden el cierre de la residencia que a día de hoy no sé qué dirá el Supremo, si dirá «tiene usted que cerrar la residencia», no sé… estoy a expensas de eso.

Pero ellos no lo ven así. Cuando ellos me lo trasladan al final me hacen reflexionar y digo «estoy hay que seguirlo manteniendo». Hay un montón de usuarios, lista de espera, empleo… qué más se puede pedir para un municipio como nosotros tener una residencia como la que tenemos. Yo feliz y contenta. Lo dije en su momento, y creo que si tuviéramos que empezar, lo volveríamos a hacer. Es necesario. 

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.