Luz Sosa

Buenavista Diversa centró su segunda jornada en el movimiento asociativo, la emprendeduría y el papel de la Administración con el trabajo de ponentes y asistentes como eje principal. Las mesas, realizadas en El Palmar, contaron con las aportaciones de casi un centenar de participantes y un cartel de ponentes diverso. 

La primera mesa de trabajo, El tercer sector y el movimiento asociativo, motores de emprendimiento en la diversidad, contó con la participación de Sergio Sánchez, de la Fundación Canaria Tamaimos, iniciativa ciudadana para generar un instrumento que permita ejercer un mecenazgo responsable en favor de la cultura y la identidad canarias.

“Si no tenemos una identidad propia definida, estamos perdidos, seremos una veleta que va de un lado para otro. Más allá del tema folclórico, parece que nuestra cultura tiene una percepción de inferioridad, dando más importancia a todo aquello que viene de fuera”, aseguró.

Sergio Siverio Luis, de la Asociación LGBTI Diversas, colectivo miembro de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, quiso poner encima de la mesa la importancia de favorecer todo lo relacionado con la diversidad sexual y de género. Recordó que el 43 % de los jóvenes LGBTI de entre 15 y 29 años, se han planteado el suicidio, así como que hay un 80 % entre las personas trans.

Carlos Estévez, de la Red Anagos, que trabaja en el desarrollo de la economía social y solidaria en Canarias como instrumento transformador hacia una sociedad más equitativa e inclusiva, señaló que “la economía social pone a la persona en el centro de todo por encima del lucro”. También participó Atasara Cairós, de la Federación de Salud Mental Canarias. En total, seis asociaciones que trabajan por mejorar la calidad de vida de las personas que viven con un problema de salud mental y sus familias. 

En la segunda mesa, La emprendeduría: retos y dificultades que presenta, Juan Carlos Mesa, director creativo de Angel Schlesser y fundador de Maison Mesa, dio su visión sobre lo que se espera de la industria de la moda y cómo, gracias a una visión diversa de la sociedad, su trabajo ha conseguido traspasar fronteras basándose en la belleza natural de todas las mujeres sin importar su aspecto físico.

Pilar Carballo, propietaria de Finca La Jara y única productora de carne ecológica de Tenerife, expuso su experiencia emprendedora tras abandonar su trabajo después de más de 20 años en la Administración autonómica. “Cuando decía que quería dedicarme al sector primario, a las gallinas y las ovejas, todos se llevaban las manos a la cabeza; sin embargo, fue una decisión totalmente acertada”, afirmó. Añadió que “aún se debe mejorar mucho el trabajo burocrático de las entidades públicas y facilitar el trabajo al sector primario para promover además el relevo generacional”.

Alicia Silva, de AFES Salud Mental, asociación que promueve la participación en la vida política, económica, social y cultural del colectivo de salud mental, hizo hincapié en la importancia de los espacios saludables para crear puestos de trabajo óptimos para todas las personas.

También participaron María Tomé, de la Oficina de Innovación Cívica, cooperativa que tiene como objetivo investigar y desarrollar proyectos de innovación en los ámbitos de la arquitectura, el diseño urbano, la planificación territorial y la salud comunitaria; y Aníbal Pérez, vicepresidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Tenerife, quien remarcó la importancia de estar asociado y de trabajar un colectivo por el interés y beneficio de todos.  

La última mesa de trabajo abierta, El papel de la administración pública para promover la convivencia en una sociedad cada vez más diversa, contó con las ponencias de Vicente Zapata, del Observatorio de la Inmigración de Tenerife; Luis Gutiérrez, de Turismo de Tenerife; Javier Mendoza, de la Universidad de La Laguna; y Carla Antonelli, actriz y activista LGTBIQ .

Estos espacios de encuentro, convivencia y discusión, permitirán ir más allá de la ruptura de los prejuicios y la superación de los conflictos, creando espacios de cooperación donde poder escuchar, responder, preguntar, empatizar, simpatizar, debatir y convivir.  

El rapero El Chojin impartió un taller en en el Centro Ocupacional Isla Baja. El músico, agradecido de la experiencia, alargó el tiempo del encuentro: “Estas son las cosas que uno se lleva, no solo es el concierto, es también todo lo que me aportan. Soy egoísta porque me llevo para mí muchas vivencias maravillosas”.

Para finalizar la jornada, los asistentes pudieron disfrutar de un concierto de Javier Álvarez en un enclave único y singular, la plaza de El Palmar, un concierto íntimo lleno de éxitos del recuerdo y de nuevas sorpresas. El músico no ocultó su entusiasmo: “Es un privilegio poder estar en un lugar hablando de todo eso que nos enriquece, la diversidad”.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.