El debate sobre el modelo de depuración de aguas residuales para la Isla Baja vivió este viernes uno de los momentos más trascendentes de los últimos cuatro años tras la aprobación por parte del pleno del Cabildo de Tenerife de una moción que acuerda impulsar un sistema de depuración natural para Buenavista, Los Silos y Garachico bajo el paraguas de la administración insular.

Lo que parecía una moción más de Sí Podemos Canarias sobre un asunto que viene generando polémica desde 2017 acabó con un acuerdo entre los tres grupos de la oposición  (CC, PP y Podemos) que hicieron valer su mayoría numérica para tumbar las tesis del gobierno de PSOE y Ciudadanos, que sigue apostando por un sistema comarcal intensivo, con una única depuradora que recoja todas las aguas residuales de la plataforma costera de la Isla Baja y las reutilice para la agricultura.

Difícilmente se recuerda un pleno del Cabildo donde una cuestión que afecta directamente a la comarca de Daute haya tenido tanta presencia tanto en duración como en intensidad del debate. Todo comenzó con una moción del Partido Popular, “en plena sintonía con el Ayuntamiento de Los Silos”, que se autoenmendó el propio grupo y en la que se solicitaba la colaboración del Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF) y el consistorio silense “para la elaboración y ejecución de un proyecto de depuración natural” en el municipio.

Todo empezó con una moción del PP para llegar a un acuerdo con Los Silos

La portavoz popular, Zaida González, y el consejero socialista de Desarrollo Sostenible, Javier Rodríguez, se enzarzaron en un cruce de acusaciones y supuestas contradicciones que, en realidad, no alteró el sentido de la votación. Fue aprobada por unanimidad.

Muy diferente fue el desarrollo de la segunda moción sobre la depuración en la Isla Baja recogida en el orden del día. El grupo de Sí Podemos Canarias proponía que el Cabildo se decantase definitivamente por el sistema natural en los tres municipios y que acabase de forma inmediata con los vertidos de aguas residuales por el emisario submarino de Los Silos, por el que todavía no se han incorporado las aguas de Garachico, algo que sucederá en breve.

Desde el primer momento, Coalición Canaria advirtió de que la oposición tendría que ceder y llegar a un acuerdo para sacar adelante la moción. “Si no acercamos posturas, se sale con la suya el consejero que solo quiere la depuración intensiva”, advirtió la nacionalista Blanca Pérez. CC, que en el pasado mandato impulsó junto al PSOE un sistema comarcal con una única depuradora en Las Canteras, mostró ahora su apuesta por la depuración natural justificada en la voluntad de la Isla Baja: “Los ayuntamientos no lo han aceptado porque es la población la que no quiere, ¡abra los ojos!”, le espetó a Javier Rodríguez.

Depuradora natural del albergue de Bolico, en el Parque Rural de Teno

El PP, que tenía que andarse con cuidado para no caer en contradicciones con la moción que ellos mismos habían presentado, insistió en la necesidad de que el CIATF liderase el proyecto y fuesen los técnicos los que lo validasen, pero sin renunciar en ningún momento a la depuración natural. Lo que sí dejó claro Zaida González —y que posteriormente lograría hacer ver a Podemos gracias al apoyo de CC— fue que había que buscar un camino transitorio mientras se planifica la depuración natural, preguntándose qué se haría con las aguas residuales durante ese tiempo.

CC, PP y Sí Podemos cedieron para imponerse al gobierno de PSOE y Cs

Esto cuestión acabó por consensuarse tras un breve receso en el pleno. Las tres formaciones de la oposición cedieron y acabaron pactando una moción con tres puntos: instaurar un modelo de depuración natural en Los Silos, Garachico y Buenavista; ejecutar los trabajos necesarios para regularizar los vertidos siempre y cuando tengan un carácter provisional y pueda integrarse esa infraestructura en el futuro sistema natural; y considerar el sistema como comarcal y que sea financiado por el Cabildo.

La visión del gobierno insular quedó clara desde el principio. Desde Ciudadanos, Enrique Arriaga pidió hacer una “planificación basada en la técnica, no en la política”, advirtiendo de que el Cabildo debe hacer caso al CIATF para evitar responsabilidades penales.

El consejero de Desarrollo Sostenible, Javier Rodríguez (PSOE), recordó que en 2017 el CIATF se manifestó a favor de un sistema comarcal intensivo, con tecnología MBR como la que se está desarrollando en otros puntos de la isla. “No hay sesgo, solo criterios técnicos, y los agricultores están realmente satisfechos con el excelente agua que proporciona este sistema”, aseguró.

Propuesta de depuración natural descentralizada en Buenavista planteada por Abel Herrera

En todo caso, mostró la disponibilidad del Cabildo para seguir dialogando: “En 2017 no se ofreció ninguna alternativa; ahora sí, ofrecemos nuestra mano tendida, porque nuestra obsesión es acabar con el problema de los vertidos”. Y adelantó que el CIATF ya ha informado al Ayuntamiento de Buenavista sobre su propuesta para implantar una depuradora natural en la urbanización El Tejar y que hará lo propio con el documento que presente Los Silos para su depuradora en la costa.

El futuro de la depuración en la comarca entra en una nueva fase. Ahora el Cabildo tendrá que cumplir lo acordado en el pleno y buscar soluciones a un enfrentamiento que dura ya cuatro años y que corría el riesgo de eternizarse en el tiempo.

Reproches en Los Silos

Otro pleno donde también se habló de la depuración fue el celebrado el jueves en el Ayuntamiento de Los Silos. Aunque no estaba en el orden del día, el PSOE presentó una moción de urgencia para ratificar el compromiso de la administración local por la depuración natural y comprometer al gobierno de CC y PP a licitar el proyecto.

La moción no llegó a debatirse porque nacionalistas y populares rechazaron la urgencia al asegurar que ya se estaba en conversaciones con el Cabildo. En ese momento, llegó la parte más tensa del pleno con un enfrentamiento cruzado entre la alcaldesa, Macarena Fuentes, y la portavoz socialista, Inmaculada de León, que intentaba defender su postura pese a la insistencia de la primera de que no procedía el debate. La situación acabó con la queja de la líder de la oposición, tildando de “dictadura” a la forma de gobernar de Fuentes. Así acabó un enfrentamiento sobre un asunto en el que los tres partidos de la corporación municipal tienen el mismo punto de vista.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.