Emisario submarino de Los Silos / Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias

El Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF) tiene previsto finalizar a comienzos de enero de 2021 la conducción de las aguas residuales desde la EBAR de Las Cruces hasta la de El Polvillo, cerca del charco de la Araña, lo que resolverá los problemas de vertidos del municipio de Garachico para que sean enviados al mar a través del emisario comarcal de Los Silos.

Así lo ha confirmado a DAUTE DIGITAL el consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático del Cabildo de Tenerife, Javier Rodríguez, tras la difusión de una carta de la Plataforma Los Silos-Isla Baja en la que el colectivo, impulsor desde 2017 de un sistema de depuración en la comarca, aseguraba haber sido informado de la noticia por parte del Ayuntamiento silense.

Publicidad - Campaña de Navidad de Buenavista del Norte

El consejero explica que la obra se ha reactivado en los últimos meses tras el parón ocasionado por un litigio presentado por el propietario de dos terrenos por los que tenía que discurrir la canalización. “Estaba ejecutada al 92 por ciento y, ahora, tras solucionar el litigio, se concluirá lo que estaba proyectado”, asegura. El agua que saldrá por el emisario de Los Silos, según el consejero, lo hará con “un tratamiento adecuado” y dentro de los niveles exigidos por la normativa medioambiental.

Obras de la primera fase del sistema de saneamiento comarcal, entre La Caleta y Sibora, en 2018 / Daniel Pinelo

Esta conexión de la estación de bombeo de Las Cruces con la de la costa de Los Silos estaba prevista que fuese la primera fase del sistema de saneamiento y depuración de la Isla Baja, que se complementaría con la reutilización de las aguas residuales para uso agrícola, una vez regeneradas en la estación depuradora planificada en Las Canteras, junto al complejo hidráulico.

Garachico será el único municipio con un tratamiento adecuado de sus aguas residuales

Paralizado ese proyecto por la oposición de los ayuntamientos, partidos políticos y colectivos ciudadanos, el CIATF ha optado por terminar la fase I, acabando con los problemas de vertidos en Garachico, una situación que ha acabado en los juzgados. “Garachico será el único municipio de la comarca que tendrá una situación normalizada, con un tratamiento de las aguas adecuado; el resto de los sistemas —Buenavista y Los Silos— seguirán siendo precarios”, asegura Javier Rodríguez.

El consejero ha recordado que el CIATF presentó en 2017 un proyecto supramunicipal que acabaría con los vertidos en toda la Isla Baja, “pero fue desechado y no hay un documento alternativo”. Preguntado por si el nuevo equipo de gobierno del Cabildo plantea depuradoras naturales (extensivas), ha insistido en que “no existe una propuesta diferente; no hay un documento alternativo al de 2017 y por eso el CIATF no lo puede estudiar, porque no hay nada presentado”.

“Bajo ningún pretexto permitiremos que se ponga en funcionamiento”, dice la Plataforma

Hace unas semanas, la Plataforma se reunió con el equipo de gobierno de Los Silos para tratar el asunto. “Aunque el Ayuntamiento se mostró a favor de construir un sistema de depuración natural donde está ubicada la actual planta de tratamiento de aguas residuales, frente al charco de los Chochos, la Plataforma le dejó muy claro que, bajo ningún pretexto, íbamos a permitir que se ponga en funcionamiento esa nueva red de tuberías para verter toda esa ‘mierda’ por el emisario. Sabemos que ya las aguas residuales de nuestro municipio están contaminando el mar y acabando con la vida que este alberga. Imagínense qué ocurriría si ahora le sumamos las aguas procedentes de Garachico”, dice textualmente la carta difundida por el colectivo, que ya ha anunciado movilizaciones.

Estación de bombeo de Las Cruces / Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias

“Nuestra propuesta es que, si ya es imposible evitar ese trasvase de aguas residuales desde el municipio vecino por imposición judicial, sí es cierto que la solución sería que el CIATF o el Gobierno de Canarias nos autorizase la construcción de un sistema de depuración natural. De esta manera, lo que inicialmente es un grave problema se convertiría en una gran fuente de beneficios, puesto que ese volumen de agua sería beneficioso para regar jardines, recuperar el acuífero, usar contra incendios, etc. Ningún litro de agua acabaría derrochado en el mar a través del emisario”, añade la Plataforma, que en 2017 abogada por una depuradora comarcal y posteriormente se inclinó por la realización de varias plantas descentralizadas en Buenavista, Los Silos y Garachico, con la intención de utilizar el agua para regenerar el acuífero insular.

“El agua como recurso, no como residuo”

El consejero Rodríguez incide en que el Cabildo firmó con el Consejo de Administración de Aguas de las Cuencas de España un convenio por valor de 170 millones de euros, “el mayor de la historia del Cabildo” para la construcción de depuradoras que regeneren el agua para uso agrícola, “en la filosofía que dice Europa: ver el agua como un recurso y no como un residuo”. La Isla Baja contaba en 2017 con un proyecto cercano a los 14 millones de euros encamino a ese objetivo, pero tras el rechazo de los ayuntamientos, el Cabildo lo ha dejado aparcado.

Lea todas las noticias sobre la polémica por la depuración en la Isla Baja aquí.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.