Mikael Strandberg ha recorrido gran parte del planeta en medios no motorizados como el caballo o la bicicleta. Considera que es la mejor manera de acercarse a la población local. Aunque ha estado en casi todos los lugares del mundo, Tenerife es uno de esos sitios que le quedan por visitar. Gracias al certamen cinematográfico podrá decir que ya ha estado en este territorio insular. Tiene curiosidad por comprobar cómo la organización de este evento afronta el contexto sanitario del COVID-19 y espera que el público le haga preguntas y hablen sobre cine.

– ¿Por qué decidiste comenzar esta aventura con tu familia?

Mi familia estaba buscando un nuevo lugar al que llamar hogar. Buscábamos un lugar rodeado de gran naturaleza, aire saludable, una vida social más apretada, pesca, una vida que condujera a un doctorado para mi esposa, que es antropóloga. Y también un documental inspirador y realista para mí. Una película que esperaba que daría una perspectiva de la vida en uno de los lugares más aislados del mundo, Groenlandia.

No tenía idea de qué tipo de película terminaría al final. Pero no quería hacer una película etnocéntrica de un hombre blanco de mediana edad dando su opinión sobre Groenlandia. Afortunadamente, la vida se apoderó de un gran drama y la familia se convirtió en parte de la vida en Groenlandia.

– ¿Y por qué decidiste grabarlo?

Después de mi primer viaje en bicicleta, en 1986, realicé dos expediciones más. En el camino me encontré a la televisión sueca y me preguntaron por qué no grababa mis viajes. Así fue como comencé a documentar y a hacer películas a partir de mis viajes. Aprendí todo sobre la marcha, sin formación formal, para bien o para mal.

– Te defines a ti mismo como explorador, ¿la consideras una profesión?

Bueno, en realidad soy miembro de The Explorers Club y The Royal Ageographical Society, lo que obliga a usar ese título. Y yo diría que sí, me veo como un explorador. Pero también como viajero, padre, cineasta, escritor y fotógrafo. Pero sobre todo un padre.

– ¿Está todo descubierto en el mundo?

Por ejemplo, solo se ha explorado el 6% de nuestros océanos del mundo. Así que queda mucho por explorar. Y la vida cambia constantemente, como podemos ver ahora con esta terrible pandemia.

– ¿Qué parte del mundo no has visitado aún?

El cielo y los océanos, más China y Japón. Pero nunca he estado en Tenerife.

– Has realizado diferentes expediciones de diferentes modos: en bicicleta o a caballo… ¿cuál es tu preferida?

Cualquiera de las que pueda acercarme a la gente local. Las formas no motorizadas son la mejor manera de conectarse con la población local.

“Las formas no motorizadas son mejores para acercarse a los locales”

– ¿Cuántas veces te han llamado loco por los viajes y expediciones que realizas?

Siempre. Desde mi propia familia hasta el extraño de la calle que ha visto mis películas.

– ¿Cuál ha sido tu respuesta?

¿Mi respuesta? Una sonrisa cómplice. Yo diría que tienes que desarrollar el coraje para hacer lo que otros consideran delirante, loco e imposible. Crear y cultivar tu propia visión de la aventura a través de una investigación exhaustiva, leyendo todos los libros que puedas y conociendo gente con experiencia. También es importante aprender las habilidades necesarias para venderlo a medios y patrocinadores.

– ¿Qué esperas de FICMEC?

Debido a la pandemia no sé qué esperar. Pero espero que algunas personas hagan preguntas y hablen de cine. También tengo interés en comprobar cómo afrontan la pandemia. Disfrutaré del clima y espero poder hacer una carrera larga alguno de los días en estos hermosos alrededores que he visto en Internet.

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.