El Cabildo de Tenerife ha sacado a licitación la redacción del proyecto de mejora de las infraestructuras de abastecimiento en El Tanque, con un presupuesto de 79.000 euros.

El consejero del Área de Cooperación Municipal y Vivienda, Zebenzuí Chinea, explica que esta actuación forma parte del pacto de activación social y económica de la isla, teniendo por objetivo avanzar en la meta marcada por El Tanque dentro del Plan de Cooperación Municipal 2018-2021: reducir la pérdida de agua de basto que tiene lugar en las redes del municipio, cuya obra está presupuestada en 1,2 millones de euros.

Chinea ha subrayado la pertinencia de este proyecto, relacionado con el agua de abasto, “y no, como suele ser habitual en la mayoría de municipios, con el saneamiento”, habida cuenta de las necesidades planteadas por el consistorio. “En El Tanque hay un grave problema en la red de abasto y teniendo en cuenta que se trata de una obra relacionada con el ciclo del agua, se cree conveniente su puesta en marcha”.

Entre las actuaciones previstas para llevar a cabo esta obra, que será financiada en un 90 % por la institución insular y en un 10 % por el Ayuntamiento, está la renovación del parque de contadores domiciliario, la instalación de varias válvulas reductoras de presión, así como diversas actuaciones en los depósitos de agua potable, como su impermeabilización, o la instalación de sistemas de desinfección en los mismos.

Un verano sin cortes de agua

El alcalde de El Tanque, Román Martín, ha destacado el logro de conseguir “una de las inversiones más cuantiosas de los últimos años”, esos casi 1,2 millones de euros para mejorar la red de abasto, cuyas obras esperan que puedan comenzar en 2022.

No obstante, Martín ha recordado que el municipio finalizó el verano “sin ninguna restricción de agua en el abastecimiento domiciliario”, cuando en los últimos diez años los cortes en el suministro “han sido una tónica constante, principalmente durante los meses de verano, debido a la escasa inversión que este sector ha experimentado en las últimas décadas”.

“Sin embargo el control de las fugas de agua, la sectorización de la red, la sustitución de los tramos altamente deteriorados, la construcción de un depósito de reserva, la instalación progresiva de sistemas inteligentes de telecontrol o de cloración, la instalación de válvulas de presión o el arreglo integral del sistema de bombeo, entre otras muchas iniciativas, ha permitido que tras muchos años podamos garantizar el suministro de agua al conjunto de la población”, ha resaltado el alcalde.