Beneharo Rodríguez

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias ha iniciado actuaciones dirigidas a la protección del guincho (Pandion haliaetus) y el halcón de Berbería (Falco peregrinus pelegrinoides), a través de la elaboración de documentos estratégicos que contemplen medidas en el marco de los correspondientes planes de recuperación y conservación.

Cabe recordar que el Gobierno declaró el pasado mes de junio al guincho como especie en peligro de extinción en Canarias, lo que implica implica la adopción, en un plazo máximo de tres años, de “un plan de recuperación de la especie, que incluirá las medidas más adecuadas para el cumplimiento de los objetivos buscados y la designación de áreas críticas”.

En la actualidad, tan solo se registran siete parejas territoriales observadas entre Tenerife, La Gomera y Alegranza, así como algunos ejemplares solitarios. En Tenerife, su último reducto es el acantilado de Los Gigantes, dentro del Parque Rural de Teno, donde suelen criar una o dos parejas, dependiendo del año.

El consejero responsable del área, José Antonio Valbuena, destaca la importancia de estos trabajos y recuerda que “se trata de especies amenazadas que enriquecen la biodiversidad y el patrimonio natural del Archipiélago”. El proyecto, cofinanciado por el Programa Operativo FEDER Canarias (2014-2020), se ha encargado mediante licitación pública a los ornitólogos Felipe Siverio, Beneharo Rodríguez y Manuel Siverio, actualmente afiliados al Grupo de Ornitología e Historia Natural de las Islas Canarias (GOHNIC) y reconocidos en el campo de la ornitología canaria. Además, para la realización de determinados trabajos en las diferentes islas, también se cuenta con la colaboración temporal de varios expertos en avifauna.

Durante este primer tramo del proyecto (2020-2022), y pese a las limitaciones derivadas de la actual situación por la COVID-19, ya se han realizado varias visitas a diferentes islas e islotes del Archipiélago para esclarecer cuál es la situación actual de las poblaciones de guincho y halcón de Berbería, así como para recabar información acerca de sus amenazas potenciales.

Se llevará a cabo el marcaje y equipamiento con dispositivos de seguimiento remoto de adultos y pollos de guincho durante los tres años de estudio, con la finalidad de obtener información sobre parámetros reproductivos y demográficos de la especie, así como los movimientos de los individuos. Así, se dispondrán las zonas de campeo y alimentación, y se conocerán el uso del hábitat y los movimientos dispersivos, tanto en la época reproductora como en otros momentos del año.

Esta técnica contribuirá a dilucidar aspectos ecológicos apenas conocidos en los guinchos canarios, lo que, a su vez, será una ayuda a la hora de implementar medidas para su conservación.

Una vez identificadas las zonas de uso, se determinarán y analizarán los eventuales puntos negros y factores de amenaza, lo que servirá para orientar la gestión de la especie en relación con la mitigación de los impactos negativos.