San Roque vive su día flanqueado por Santa Ana y San Joaquín y fuera de su trono procesional

Garachico celebra este domingo un atípico día de San Roque, sin romería y sin actos en la calle, al igual que está sucediendo con el resto de localidades debido a la pandemia del coronavirus.

No obstante, las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno de Canarias ante el repunte de contagios en las islas harán todavía más rara la festividad del patrón de la Villa y Puerto, pero las autoridades insisten en la necesidad imperiosa de cumplir con todas las medidas de seguridad para evitar situaciones indeseadas.

La mayor preocupación está en las reuniones familiares y de amigos previstas para celebrar una particular romería desde las casas. La Administración no puede controlar lo que suceda de las puertas hacia adentro, pero el Boletín Oficial de Canarias sí recoge la recomendación de que esas reuniones entre no convivientes se limiten a un máximo de diez personas y, en todo caso, guardando las distancias y quitándose la mascarilla única y exclusivamente en el momento de la ingesta de comida o bebida.

El alcalde de Garachico, Heriberto González, ha pedido “encarecidamente” que no se reúnan grupos de amigos o familiares que no vivan bajo el mismo techo y que, de hacerlo, sea siguiendo las nuevas medidas autonómicas. Por otro lado, ha pedido a los devotos de San Roque de otros municipios que no acudan en grupo este domingo a la Villa y Puerto y en las primeras horas de la mañana, sino de forma espaciada.

Las fuerzas y cuerpos de seguridad van a estar muy pendientes de lo que pueda ocurrir en la calle. Al igual que en el resto del territorio nacional, están prohibido el consumo de alcohol en la vía pública y se perseguirá a quienes lo hagan. Por lo que respeta a la festividad de San Roque, además, no estará permitido organizar parrandas o grupos en la calle; tampoco podrán entrar en grupo a la iglesia de Santa Ana.

Celebraciones religiosas

La imagen de San Roque se encuentra en Santa Ana desde comienzos del verano. Para este 16 de agosto se han programado hasta cinco misas para facilitar la dispersión de los fieles: a las 9.30 (desde la organización se recalca que no es equivalente a la tradicional misa de peregrinos), a las 12.00 (la misa mayor, presidida por el obispo y retransmitida por televisión y las redes sociales), a las 17.00, a las 19.00 y a las 21.00 horas.

Salvo en la del mediodía, cuyo acceso se hará a través de una invitación nominal que se ha ido distribuyendo estos días, el resto de celebraciones tendrán entrada libre hasta completar el aforo de 130 personas.

El templo permanecerá abierto todo el día, de 9.00 a 21.00 h, cerrándose a cada hora y antes de las celebraciones de la misa para desinfectar. El circuito de visita será continuo y estará marcado en el suelo, y debe realizarse con cierta agilidad.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.