El Ayuntamiento de Los Realejos ha prohibido desde este sábado la circulación de camiones de mercancías de gran tonelaje, articulados o de mercancías peligrosas por la calle Doctor González y la avenida de Canarias, lo que en la práctica imposibilita la salida al Valle de La Orotava desde el Noroeste.

El decreto firmado por el alcalde, Manuel Domínguez, se producía este viernes 29, el mismo día que el Cabildo de Tenerife abría al tráfico el tramo de la TF-5 afectado por los desprendimientos de hace tres semanas, pero solo en sentido Icod.

Así, la medida tomada por el Ayuntamiento realejero no deja otra alternativa a los transportistas de la Isla Baja y de la comarca de Ycoden —donde residen unos 50.000 habitantes— que cruzar la cumbre por Erjos y tomar la autopista del Sur para dirigirse hacia el área metropolitana, ya que la otra salida posible de la carretera de Icod el Alto por el Realejo Bajo es inviable para los vehículos pesados por las dimensiones de sus calles.

El consistorio norteño toma la decisión por un informe de la Policía Local en el que se relata la problemática que está sufriendo el casco del Realejo Alto, por donde está circulando todo el tráfico del Noroeste desde el pasado 8 de mayo. “Se recomienda que el tráfico intenso pesado de más de 12 toneladas de peso máximo autorizado no circule sobre los pozos de la red de saneamiento y pluviales en la calle doctor González para no agravar la situación existente […] Además, dado el aumento de tráfico denso, se recomienda que se realice un seguimiento de las vías mencionadas por el deterioro e incidencias que puedan sufrir para la toma de medidas ulteriores en pos de la seguridad de vehículos y personas”, señala el decreto.

Los técnicos han advertido que la red de saneamiento no va a soportar más peso

El alcade señala que esta prohibición se toma precisamente aprovechando la apertura parcial de la TF-5, solicitando al Cabildo y a la Guardia Civil “que tomen las medidas pertinentes para que los camiones grandes que vengan desde Icod de los Vinos hacia Los Realejos sean controlados ya sea a través del establecimiento de un horario, de semáforos, o como estimen oportuno, porque hemos sufrido un gran deterioro de nuestras vías, las cuales no están preparadas para soportar la gran afluencia de vehículos que se ha experimentado en las últimas semanas, y mucho menos, de aquellos de grandes dimensiones”.

No obstante, esa alternativa no está sobre la mesa del Cabildo. Consultadas por DAUTE DIGITAL, fuentes del área de Carreteras aseguran que la señalización y las barreras en la TF-5 impidiendo el tráfico contrario en todos los cruces no permite el tráfico alternativo en ambos sentidos. Además, muestran un profundo enfado ante lo que consideran una falta de solidaridad del Ayuntamiento realejero respecto a los vecinos del Noroeste.

Desde el Cabildo lamentan la falta de solidaridad de Los Realejos con la comarca

Desde el consistorio se justifican en los problemas ocasionados en la calle Doctor González en las últimas semanas y destacan que “los técnicos municipales ya han advertido de que la red de saneamiento no va a soportar más peso”.

La calle El Medio también ha sufrido deterioros, así como la eliminación de plazas de aparcamiento para facilitar que los camiones puedan realizar el giro, una maniobra aun así complicada debido a las características de la vía.

“Han sido unas semanas complicadas para todos, sobre todo para los vecinos que se han visto afectados por el incremento del tráfico con el peligro que ello conlleva, sobre todo, en aquellas zonas en la que los camiones hacen uso de parte de las aceras para poder girar”, añade el concejal de Seguridad y Emergencias, José Andrés Pérez.

La comunicación de la Isla Baja y del resto del Noroeste vuelve a complicarse en un fin de semana donde la apertura de un carril de la TF-5 daba algo de esperanza a los conductores.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.