La Isla Baja vuelve a quedar otra vez aun más alejada del resto de Tenerife por unos desprendimientos. Si en 2018 se cortó la TF-42 entre Icod y El Guincho, ahora el corte de la TF-5 entre San Juan de la Rambla y Los Realejos va a provocar mayores inconvenientes para los vecinos de todo el Noroeste.

Los desprendimientos en la zona de los túneles de El Mirador que se han producido este jueves por segundo día consecutivo han obligado al Cabildo a cerrar, durante aproximadamente siete días, la carretera para actuar en unas obras de emergencia que, según señala la institución insular, “se llevarán a cabo a la mayor brevedad”.

Mientras eso ocurre, para ir hacia el Valle de La Orotava y el área metropolitana será necesario desviarse en Santa Catalina por la TF-342 y, atravesando el casco de La Guancha y Los Realejos, incorporarse al comienzo de la autopista. En sentido contrario, el itinerario es el mismo.

Aunque el corte de la TF-5 coincide con el estado de alarma, la previsible entrada en vigor de la fase 1 de desescalada el próximo lunes 11 aumentará el tráfico y afectará a los conductores que tengan desplazarse por el Norte.

El Cabildo ha señalado que se está preparando cartelería informativa con el objetivo de mejorar el guiado de los usuarios por dicho itinerario alternativo, así como de dar cuenta a los conductores de la existencia del citado corte de circulación.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.