El vicepresidente primero del Cabildo de Tenerife y consejero de Carreteras, Movilidad e Innovación, Enrique Arriaga, ha anunciado que en la madrugada del viernes 29 de mayo al sábado 30 se abrirá al tráfico el carril de la TF-5 hacia la Isla Baja a la altura del mirador de La Grimona, que actualmente se encuentra cerrado por las obras para asegurar el talud del túnel tras los desprendimientos ocurridos hace tres semanas.

La decisión se toma una vez finalizados los trabajos de protección y mallado de la parte superior de la ladera para asegurar la zona. “Se lleva ya días trabajando en la estabilización y aseguramiento del nivel inferior y ya estamos en condiciones de abrir al tráfico sin restricciones el carril en sentido Icod”, ha explicado Arriaga.

Sin embargo, para el tráfico en sentido Santa Cruz se mantiene, de momento, el desvío alternativo por la TF-342 entre Icod y Los Realejos, con las restricciones para vehículos pesados, entre las 7.00 y las 10.00 horas, y durante las 24 horas para ciclistas”, ha añadido.

Para poder seguir avanzando en los trabajos que permitan abrir el carril de la TF-5 en sentido Santa Cruz es necesario disponer de un tipo de barreras dinámicas que actualmente no hay en la isla, por lo que se ha realizado un pedido a empresas de fuera de Canarias. La previsión es que el material llegue a lo largo de la próxima semana.

Para el consejero, esta apertura es “un pequeño alivio para los usuarios de la vía, algo que hemos conseguido gracias a la celeridad y el buen hacer de los profesionales que están trabajando en esta obra tan compleja, cuyo objetivo prioritario es garantizar la seguridad de las personas”. Por ello, Arriaga insistió en la necesidad de tener paciencia y, al mismo tiempo, quiso transmitir a los vecinos y usuarios que los trabajos se están realizando con todos los recursos posibles y con la mayor agilidad que permiten las condiciones en el terreno.