Las obras de emergencias en la TF-5 a la altura del mirador de La Grimona, en Los Realejos, van para largo. Los desprendimientos del 6 y 7 de mayo fueron “graves” y el corte de la carretera se alargará “más de una semana”, pero sin fecha de reapertura de la vía.

El presidente del Cabildo, Pedro Martín; el vicepresidente y consejero de Carreteras, Enrique Arriaga; y el director insular de Carreteras, Tomás García; visitaron este viernes la zona para conocer la situación, a la vez que los técnicos de Mantenimiento de Carreteras y Paisaje realizaban la valoración de los desprendimientos.

“Estos desprendimientos que se han producido en estos días en esta carretera insular  revistan una situación compleja: la altura del talud, las características del terreno, y los efectos de los incendios producidos en febrero y las lluvias posteriores complican las intervenciones a realizar”, señaló el presidente, quien indicó que “vamos a necesitar de más de una semana de trabajo para intentar asegurar esta zona y, posiblemente, hasta tenga que intervenir un helicóptero para poder depositar material en la corona del talud”, refiriéndose a los trabajos que comenzarán de manera inminente.

Martín apuntó que “somos conscientes de la necesidad de resolver este problema para las comunicaciones de toda la comarca y, por ello, intentaremos agilizarlo al máximo y poner todos los recursos del cabildo para que se solucione cuanto antes”.

Por su parte, el vicepresidente primero y consejero del Área de Carreteras, Movilidad e Innovación, Enrique Arriaga, explicó que los técnicos del área se enfrentan a una situación “grave, y por ello no podemos abrir de manera apresurada, para poder garantizar la seguridad de las personas”. Pidió a la ciudadanía “paciencia porque el corte solo se mantiene por extremar esa seguridad”.

Estas afirmaciones chocan con lo publicado por el Ayuntamiento de Buenavista del Norte, que informaba que el corte de la carretera se mantendría durante exactamente diez días. Fuentes del Cabildo mostraban a DAUTE DIGITAL su sorpresa por la estimación tan concreta hecha por el Ayuntamiento sin que los ingenieros hubiesen concluido los cálculos geotécnicos.

La TF-5 permanecerá cortada entre San Juan de la Rambla y San Vicente. El tráfico que se dirija desde la Isla Baja y el resto de la comarca Noroeste se está desviando por Santa Catalina hacia la TF-342 por La Guancha e Icod el Alto, saliendo por pleno casco del Realejo Alto y enlazando con el comienzo de la autopista. El desvío, según han contado algunos vecinos de Daute a este periódico, supone casi 30 minutos más de trayecto.

El Cabildo ha informado que se está preparando cartelería informativa con el objetivo de mejorar el guiado de los usuarios por dicho itinerario alternativo, así como de dar cuenta a los conductores de la existencia del citado corte de circulación.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.