El entrenador de fútbol del Shenzhen F.C. cuenta a DAUTE DIGITAL cómo ha sido su experiencia en el país asiático donde se originó el virus. Optimista, ha contado su experiencia a través de Twitter y ha puesto en marcha en internet el proyecto ‘Ayuda en cuarentena’ para los que necesitan o prestan ayuda en la comarca de Daute. Así vive el confinamiento en la comarca, un lugar que él considera “un paraíso y vale la pena vivir para disfrutarlo”.

  • Para empezar, ¿qué relación tienes con esta comarca de Daute?

Pues en 2001 me casé con una garachiquense, concretamente del barrio de Las Cruces. Estuve viviendo en Los Silos tres años y después volvimos a Garachico. Así que llevaba unos trece años viviendo en la comarca antes de irme para China.

  • Tu residencia habitual es en China, país donde se originó el coronavirus. ¿Cómo viviste en primera instancia el origen del virus? ¿Cuáles fueron las primeras medidas que se tomaron allí? 

Sí, trabajo para un club de fútbol de primera división en China y dirigiendo la academia en China del C.D. Tenerife. Desde un principio el brote se dejó notar, aunque coincidió con el mayor periodo de vacaciones allí.

Por lo tanto, desde el día 15 de enero los jóvenes ya no tenían clase y muchos ya no estaban trabajando. Shenzhen, ciudad en la que vivo, está a unos 1.000 kilómetros de Wuhan, donde se inició el brote. Luego cada provincia iba adaptando las medidas de prevención. A nosotros nos tocó vivir la obligación de usar mascarilla en todo momento y el cierre de los locales de ocio, como bares, cines…

  • Decides volver a Tenerife, concretamente a Garachico. ¿Cómo ha sido el periplo hasta llegar aquí?

Bueno, en un primer momento llegar a ‘casa’ fue fácil. El problema ha sido al intentar volver a China recientemente: la reducción de vuelos a nivel nacional y la cancelación de vuelos internaciones impidieron que pudiéramos salir de España. Luego para volver a Tenerife tuvimos que esperar más de un día y hacer escalas hasta volver aquí.

  • Has estado constantemente conectado a través de Twitter, ¿ha sido importante para ti transmitir lo que te estaba pasando? 

Para mí las redes sociales son una manera de contar a otros lo que sucede y tus vivencias. Sé que otros amigos que también viven en China u otros países siguen estos comentarios como fuente de información. Esto anima a que cuentes algo que quizás sirva a otro. 

  • ¿Se pueden comparar dos países como China y España en cuanto a las medidas que se han tomado?

Es muy complicado. Dimensiones, culturas y sistemas políticos diferentes. Yo no soy experto, sólo puedo contar lo que he vivido allí y lo que conozco. Creo que China, aunque cometió algunos errores al principio, ha gestionado esta crisis muy bien.

Han tenido que tomar medidas valientes como país y la sociedad lo ha seguido con obediencia casi total. Ahora entendemos por qué su número de afectados o fallecidos nos parecen pequeños en comparación a los que se viven en Europa.

  • ¿Por qué decidiste venirte a Garachico para pasar la cuarentena? 

Siempre que podemos venir a Tenerife estamos en Garachico. Es algo que extrañamos mucho, especialmente cuando vives en una gran ciudad con 16 millones de personas y es la ciudad con más rascacielos del mundo.

  • Comentabas que esta es la segunda cuarentena que están pasando y te queda una tercera… ¿por qué? ¿Qué ha sido lo más duro de todo este tiempo? ¿Cuántos días llevas en cuarentena exactamente?

Empezamos en China antes de venir. Allí fue un confinamiento voluntario de unos 5 días, ahora llevamos 15 aquí y cuando volvamos a China tendré que pasar 14 días de cuarentena como medida de prevención impuesta por el gobierno.

“Al volver pasaré otros 14 días de cuarentena”

  • Para terminar Roberto, ¿qué sacas positivo de toda esta situación? ¿Podrías enviar un mensaje alentador a los lectores? 

Creo que siempre se puede sacar algo positivo, incluso en los malos momentos. Está claro que será más complicado hacerlo para quienes tienen una pérdida de manera muy cercana, pero para el resto creo que nos permite tener el tiempo de reflexionar en lo que es importante en nuestra vida y reflexionar en el futuro. Cualidades como el amor, la bondad o la empatía… serán valores que se verán potenciados en estos momentos.

Mi mensaje para todos los vecinos y vecinas de la comarca de Daute es que el esfuerzo que se está haciendo ahora tendrá su buen resultado pronto. Este lugar es un paraíso y vale la pena vivir para disfrutarlo. Ahora toca estar en casa y hacer cosas que antes, por el correr de la vida no hacíamos. Cuidándonos y siendo responsables. China ha demostrado que se puede salir. Estoy seguro que aquí lo vamos a conseguir también.

Avatar
Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.