“Arranca una nueva semana de confinamiento en la comarca de Daute, la tercera desde el que se decretó el estado de alarma el pasado sábado 14 de marzo”, parlotea la radio, y María, de 87 años, la escucha atentamente. Ella vive sola, su familia está lejos y la poca visita que recibe ahora es la de los Servicios Sociales. Echa de menos el café con su vecina, ir a misa y a sus nietos, sobre todo a sus nietos, y su única compañía es Luna, una gata parda a la que de vez en cuando le echa más de una retahíla. 

Tal y como han señalado las autoridades sanitarias, las personas mayores de 60 años, sobre todo las que padezcan de patologías graves, son las más propensas a contraer el coronavirus, razón por la cual las medidas de protección con este colectivo han de ser mayores y más estrictas. Sin embargo, los protocolos de contención han agravado la situación de soledad de uno de los grupos más vulnerables desde el punto moral: los mayores en estado de riesgo social.

Publicidad - Campaña de Navidad de Buenavista del Norte

Ante esto, los ayuntamientos de la comarca de Daute, a través de diferentes medidas, han reforzado el servicio de apoyo, asistencia y protección de este colectivo con el objetivo de facilitarles el confinamiento.

Los Silos

Tal y como ha señalado la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Los Silos, Raquel González, ante el cierre de los centros de día, ocupacionales e, incluso, los centros de atención especializada a diversas enfermedades, el consistorio ha decidido no interrumpir el Servicio de Ayuda a Domicilio. Además, según la concejala, “han aumentado la plantilla y dotado a todo el personal de mascarillas, guantes, gel desinfectante y gafas de protección”, todo ello “para poder seguir cumpliendo con la responsabilidad y las funciones de higiene personal a domicilio”.

“También hicimos un filtro de todos los mayores del municipio que vivieran solos y nos pusimos en contacto con ellos para conocer su situación y saber qué necesitaban”, el resultado fue la creación de un servicio temporal de apoyo para desplazamiento y la realización de compras básicas (alimentación, higiene y medicación). Además, ha continuado el reparto de comida a personas desfavorecidas y la atención psicológica, así como se han agilizado los trámites de primera necesidad, para que, según González, “se pongan cuanto antes a disposición de estas personas mayores y vulnerables de Los Silos las ayudas de emergencia”.

https://www.facebook.com/aytolossilos/photos/pcb.1356215767912261/1356213027912535/?type=3&theater

En cuanto a la residencia geriátrica, para la concejala “toda la prevención es poca”. Por ello, a parte de seguir al detalle el protocolo de salud pública, se han restringido las visitas y procedido a la separación de los internos por plantas para respetar la distancia entre ellos. “También hemos preparado una habitación de aislamiento”, ha señalado González, y añade que “se han puesto en marcha una serie de medidas, incluso antes de que fueran obligatorias”, por ejemplo, la utilización de guantes y mascarillas de protección antes de detectar algún caso.

El Tanque

En El Tanque, tal y como ha anunciado la concejala de Bienestar Social, María Esther Morales, también han puesto a disposición de las familias más vulnerables “el traslado de alimentos o productos básicos hasta sus viviendas para evitar salir de casa, así como la tramitación de ayudas económicas”. El contacto con los mayores se realiza a través de llamada telefónica con el fin de evitar a toda costa los traslados innecesarios de este grupo.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10221333606840848&set=a.1159730884630&type=3&theater

Garachico

En Garachico también ha continuado la actividad de ayuda a domicilio. Según la concejala de Servicios Sociales, María Candelaria Pérez, “es complicado detectar posibles situaciones de desprotección de algún mayor que surjan a partir de ahora”. Por esa razón, y con el objetivo de poder identificarlas, han pedido la colaboración de vecinos y familiares: “Ahora mismo trabajamos a puerta cerrada y no salimos a la calle, por lo que es más difícil ser conscientes de la realidad de ahí fuera”, ha señalado, y reitera que “la ayuda ciudadana en este sentido es fundamental”.

https://www.facebook.com/ayuntamientogarachico/photos/a.461285730608631/3717794601624378/?type=3&theater

Por otro lado, en lo que refiere a los mayores del Centro de Día del Hospital Nuestra Señora de la Concepción, “afortunadamente están en casa con sus familias, echando de menos su rutina, pero con la ilusión de poder volver cuanto antes”. La concejala es consciente de que “para las familias es complicada la situación, ya que el centro suponía un respiro”, pero “ahora mismo es lo que nos ha tocado y lo intentan llevar de la mejor manera posible”.

Buenavista

“Desde que se decretó el estado de alarma reorganizamos los Servicios Sociales haciendo hincapié en aquellas personas mayores o dependientes que viven solas”, así lo ha declarado Esteban Lorenzo, concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Buenavista. Al igual que en Garachico, desde el consistorio han pedido colaboración vecinal para detectar situaciones de riegos y además han contactado telefónicamente con todas las personas que han tramitado cuestiones relacionadas con dependencia.

“Aquellos que reúnan las características y que soliciten ayuda para, por ejemplo, realizar la compra de productos básicos o medicamentos se les realizará”, ha añadido. Además de continuar con la atención domiciliaria, según el concejal, “se ha planteado un servicio de acompañamiento para que estas personas no estén tan solas y exista un contacto más continuado y presencial con ellas”, mientras que al mismo tiempo han puesto en marcha el servicio de atención psicológica vía telefónica y online.

https://www.facebook.com/aytobuenavista/photos/a.626775534050521/2985821534812564/?type=3&theater

Por otro lado, con respecto a la Casa de los Mayores, están siguiendo todas las indicaciones que llegan tanto desde el IASS como desde Sanidad: “En estos momentos en el centro todo sigue con normalidad y se han habilitado todos los espacios necesarios para afrontar la crisis sanitaria en caso que haga falta”. Además, según el concejal, “existe coordinación con la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras demencias por si hubiesen personas que durante el confinamiento necesitasen apoyo municipal”.

María ya se ha cansado de escuchar la radio: “Tantas malas noticias, tantas desgracias, prefiero escuchar el canto de los pájaros, que al menos parecen estar alegres”. Ha perdido la ilusión de coser, según ella porque cada vez le cuesta más, pero en realidad es porque cree que los zapatitos que le estaba haciendo a su biznieto recién nacido le van a ir pequeños de aquí a que lo pueda volver a ver. Y aunque, según ella, “no le falta comida que llevarse a la boca”, lo que realmente le alimenta el corazón y el alma es “el deseo de no estar sola” y de volver a ver a su familia reunida. 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.