Gente de aquí en la crisis del COVID-19: Luisma Hernández en Corea del Sur

El buenavistero vive en la primera ciudad infectada del país, Daegu. Lanza un mensaje de esperanza ya que allí se está saliendo de la epidemia

0

Corea del Sur está cada día más cerca de acabar con el coronavirus. Después de una situación de cuarentena que se ha alargado durante un mes y que todavía se estima que se prolongue, el civismo y las medidas preventivas han ayudado a que la epidemia esté dando los últimos coletazos.

El país asiático ha sido puesto como ejemplo por el gobierno español en cuanto a las medidas adoptadas para acabar con el COVID-19. España y Corea del Sur se asemejan en cifras demográficas aunque no en hábitos de comportamiento. ¿Podrá España acabar con el virus del mismo modo que lo está haciendo Corea del Sur? Se espera que sí. 

Luisma Hernández, entrenador de fútbol procedente de Buenavista y a quien este diario entrevistara el pasado mes de diciembre, vive en Daegu. Es la ciudad en la que se produjo el primer foco de infección de este virus global. Ahora Hernández presta su testimonio a DAUTE DIGITAL para lanzar un mensaje de esperanza y optimismo aun estando lejos de sus hijos, su familia y su tierra. 

  • Corea del Sur lleva más de un mes con la situación que ahora mismo azota a España, ¿cómo has llevado esta situación? ¿Te has planteado volver a tu lugar de residencia? 
Llevamos desde finales de enero con una situación crítica en el país. Al principio mucho caos e incertidumbre, aunque rápida y cívicamente se han puesto manos a la obra. Se pusieron en marcha medidas preventivas (cerrar colegios, cancelar actividades de todo tipo, etc). En nuestro caso llevamos semanas en la casa club concentrados y seguimos entrenando a diario. Tratando de mantener las precauciones adecuadas y con los servicios médicos chequeando los detalles del día a día.
No me he planteado volver (aunque me encantaría estar con mis hijos y mi familia en estos momentos) ya que sería un posible portador del virus sin saberlo. Así que toca estar tranquilos, controlando y confiando en las precauciones individuales y colectivas.
  • Daegu, el lugar en el que vives, fue el primer foco de infección del país, ¿cuánto tiempo estuviste en cuarentena?

Aquí se multiplicó el virus debido especialmente a una reunión religiosa. Es decir, un evento donde se acumula mucha gente y se contagiaron sin saberlo. Además en esa reunión vino gente de diferente ciudades del país y luego… ¡boom! Se trasladó a esas otras ciudades ya que nadie sabía que estaba contagiado.

Estamos de cuarentena desde entonces, -refiriéndose a finales de febrero- aunque en la última semana hemos empezado a percibir más tranquilidad ya que la época de contagio se ha controlado. Los colegios se pensaban reanudar el lunes 23 de marzo y se han aplazado hasta el 6 de abril. La liga de fútbol se plantea empezar sobre el 17 de abril, con lo que tenemos un mes para volver a preparar al equipo. Hemos modificado y reducido la cantidad y la intensidad de los entrenamientos hasta tener información sobre nuevas fechas de competición.

  • ¿Te ha resultado difícil adaptarte a las medidas en una sociedad mucho más obediente que la española? 
La verdad es que es una sociedad muy cívica siempre. Desde que el gobierno puso en marcha las medidas todos empezamos a obedecer y reconozco que al principio me parecía exagerado (sobre todo el tema de colas para conseguir máscaras) aunque el tiempo va dando la razón a los datos de control del virus en Corea del Sur.
  • ¿Cómo se ve la situación en Canarias desde fuera? En cuanto a las medidas adoptadas, ¿ves grandes diferencias entre España y Corea del Sur?
Creo que es más alarmante y parece pillarnos un poco de sorpresa. Llega con fuerza y se puede prevenir desde hace semanas que se habla del virus, aunque pareciera que nunca iba a llegar tan cerca. En Corea la gente ha seguido trabajando con muchas medidas de precaución y dotando con muchos medios humanos y materiales. Nuestro antiguo estadio se ha convertido en una zona de abastecimiento (ambulancias, policía, mascarillas, líquidos agua, etc).
En España se percibe algo de improvisación, desorden aunque la situación es desbordante de por sí. Creo que con sentido común y civismo y solidaridad se sacará una batalla más.
  • Corea del Sur está cerca de acabar con la epidemia. Fue uno de los ejemplos a seguir que puso el ministro de Sanidad español. El país en el que vives ha demostrado que se puede salir de esta pero, ¿cómo? 
Quizás priorizar la salud general, la tuya y la de todos. Liberar los centros sanitarios. Seguir las recomendaciones generales: lavarse las manos, evitar el contacto, mantener distancias, etc. Aprovechar este tiempo en familia, en casa, reflexionar, compartir, luego ya se analizarán todas las consecuencias (humanas, sociales, económicas, etc). Como les digo a mis queridos hijos, ahora toca #yomequedoencasa. 

 

Avatar
Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.