Los grupos ecologistas ATAN y Abeque han vuelto a insistir en la necesidad de abatir el ganado asilvestrado que permanece en el Parque Rural de Teno —también en el de Anaga—, criticando que no se haga caso de los informes técnicos y científicos que plantean su eliminación.

Ambas organizaciones se reunieron a comienzos de febrero con la consejera de Medio Natural del Cabildo de Tenerife, Isabel García, y con el personal técnico del área.

En esa reunión, entre otros asuntos, se trató con especial relevancia la situación de las especies exóticas invasoras, que, según indican ATAN y Abeque, están causando “daños irreparables a los ecosistemas insulares y ocasionando un riesgo intolerable de pérdida de biodiversidad”. Según los ecologistas, la conclusión principal en relación al control del ganado asilvestrado es el “inmovilismo y la dejación” de funciones de la consejera de Medio Natural para solucionar un problema “importantísimo”.

Están causando un daño irreparable a los ecosistemas insulares

Añaden que “lo verdaderamente triste y lamentable es que nos encontramos ante un problema exclusivamente político, puesto que los informes técnicos y científicos han dejado ya patente la necesidad de eliminar, de forma inmediata y eficaz”, el ganado asilvestrado de los parques rurales de Teno y Anaga.

Ambas organizaciones subrayan que cabras y ovejas salvajes “siguen campando a sus anchas sin control por dos de las áreas más importantes” para la flora amenazada de todo el país. Explican que esos herbívoros puede considerarse el mayor impacto ambiental que presentan muchas especies vegetales que están al borde de la extinción, sobreviviendo únicamente en lugares inaccesibles donde el ganado es incapaz de llegar.

ATAN y ABEQUE recuerdan que llevan más de cuatro años luchando para que se solucione este problema. En 2016 emitieron un manifiesto firmado por más de un centenar de científicos, catedráticos, profesores, técnicos y gestores, así como por casi una veintena de organizaciones, colectivos y grupos dedicados a la conservación, donde “se refleja el amplio consenso técnico-científico que existe sobre este problema, además de un considerable apoyo social”.

Critican a la consejera por “no solo hacer caso omiso a las opiniones técnicas y científicas, sino que parece no tener en cuenta los requerimientos de una población local, ganadera y agrícola, que lleva años pidiendo insistentemente una solución eficaz a este problema creciente”. “Además, parece ignorar los Planes de Conservación tanto de Anaga como de Teno, elaborados por su propia área y donde el abatimiento de animales asilvestrados aparece como una acción prioritaria y urgente”, recuerdan.