Página de Facebook 'Parroquia Santa Ana'

La cripta hallada en el linde del antiguo convento de San Francisco y la iglesia de Nuestra Señora de Los Ángeles es algo conocido por muchos de los habitantes de Garachico. Tras la publicación de la información en Diario de Avisos, este periódico ha podido atestiguar que la cripta y los restos óseos encontrados en su interior no son nada nuevo para los garachiquenses. Ese es el vox populi que recorre las calles de la Villa y Puerto.

No obstante, la curiosidad de los que desconocían esta cripta puede saciarse con algunos testimonios de los oriundos del lugar. Los restos óseos depositados en bolsas de basura fueron trasladados a la cripta bajo el altar mayor en la década de los ochenta, cuando se restauró el templo con una subvención estatal. Al sustituirse el pavimento de piedra por el de pizarra actual, se encontraron enterramientos a los pies de varios retablos laterales, como el de Las Lágrimas de San Pedro.

Publicidad - Campaña de Navidad de Buenavista del Norte

El alcalde por entonces, Lorenzo Dorta, explica a DAUTE DIGITAL que los restos óseos fueron depositados en bolsas de basura en la cripta bajo el presbiterio, en la capilla mayor, y que esta tiene aproximadamente cuatro metros de largo por dos de ancho. Dorta es preguntado por este asunto derivado por otras fuentes que no han querido ser mencionadas en esta noticia.

La cripta se ha redescubierto durante las obras de rehabilitación del antiguo convento de San Francisco / Leticia Dorta

El relato del exalcalde continúa diciendo que el suelo del altar mayor “estaba bien conservado. El hallazgo de la cripta se produjo gracias a unas piedras de cantería que estaban sueltas”. Dorta asegura que en ese momento en la cripta no había restos depositados.

La dirección de la obra de rehabilitación del exconvento de San Francisco ha decidido acordonar el presbiterio de la iglesia como medida de seguridad. Lorenzo Dorta recuerda que, cuando se halló la cripta, se comprobó que la zona del arco ya se encontraba deteriorada.

De sobra es conocido que, hasta la construcción en el siglo XIX de los cementerios municipales, las iglesias y conventos hacían las funciones de camposantos. En función del estatus social del fallecido, y de si era benefactor o no del templo, el lugar de enterramiento variaba. Se da por hecho que Cristóbal de Ponte, fundador de Garachico, y su esposa, Ana de Vergara, fueron sepultados ahí. Se desconoce el paradero de sus restos actualmente.

iglesia los ángeles convento San Francisco garachico

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.