Google Maps

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Los Silos califica de “emergencia social y sanitaria” la restricción de agua para consumo humano en el barrio de San Bernardo de Las Canteras, que afecta desde el pasado 10 de octubre a unos 600 vecinos.

El PSOE, que desde junio ejerce la oposición en el consistorio, asegura que se acumulan tres meses de “continuos incumplimientos” del nivel de cloro. En la analítica del 7 de octubre se detectó la presencia de bacterias coniformes y E. coli.

El grupo de gobierno, formado por Coalición Canaria y el Partido Popular, señaló semanas atrás a DAUTE DIGITAL que estaban trabajando para solucionar el problema en el depósito lo antes posible y levantar la restricción. El concejal de Aguas, Jonay Expósito (PP), explicó que no se había llevado a cabo “ningún tipo de trabajo o de mantenimiento de los que las inspecciones han exigido desde 2017 e incluso antes, solo la limpieza”, en referencia a los anteriores gobiernos del PSOE.

Sin embargo, los socialistas aseguran que en el pasado, un problema de este tipo “estuvo solucionado en menos de diez días, resolviéndose de forma rápida y urgente”. “Nunca se han visto afectados 40 días y, peor aun, sin tener conocimiento durante cuántos días más continuarán así”, señalan en un comunicado.

Google Maps

El PSOE acusa a la alcaldesa, Macarena Fuentes (CC) de negar información a la oposición y no atender a las llamadas de su portavoz, Inmaculada León, además de no informar “sobre los parámetros que no cumplen y que han ordenado en su acta las autoridades sanitarias”.

Desde el Grupo Municipal Socialista apuntan que “se ve claramente que lo que se ha producido es un fallo en el protocolo del control de los parámetros biológicos del agua de consumo humano ya que, si existiera un control exhaustivo de los niveles de cloración a diario, se debería detectar con antelación la problemática del sistema y actuar para corregirlo y no llevar tres meses continuos de incumplimiento”.

“Al tratarse de una emergencia social y sanitaria que afecta a vecinos de nuestro pueblo, se podrían haber simplificado los trámites administrativos, decretando la emergencia y contratando con mayor rapidez los servicios necesarios para tener la autorización para la distribución de agua apta para el consumo”, concluyen.