La consejera del área de Gestión del Medio Natural y Emergencias, Isabel García, visitó este miércoles 20 las obras que se están desarrollando en Masca. “Los trabajos de adecuación del barranco se desarrollan a buen ritmo, esperamos que a finales de febrero las obras del camino que transita por el cauce del barranco estén terminadas y seguiremos trabajando para ir concluyendo las más diez actuaciones que conforman el gran macroproyecto de mejora de este enclave turístico, uno de los más importantes de la isla”, aseguró García.

La consejera se reunió con el alcalde de Buenavista del Norte, Antonio González Fortes, con quien revisó algunos aspectos del sistema de gestión que se implantará una vez finalizados los trabajos. Asimismo, García y González Fortes analizaron también el proyecto de un pequeño muelle de atraque para la punta de Teno que facilite el desembarco de aquellas personas que accedan a Masca desde el casco del municipio y regresen a él por mar una vez finalizada la ruta. De esta manera, la salida del trayecto del barranco se podrá hacer hacia Santiago del Teide y hacia Buenavista.

“La seguridad, la sostenibilidad y el desarrollo económico están entre los objetivos principales de estas actuaciones pero por encima de todo estará la capacidad de carga y las medidas para preservar el valor ecológico de esta parte del Parque Rural”, aseguró la titular de la consejería insular.

En el traslado a Masca, la consejera visitó el centro de interpretación ambiental de Los Pedregales, base de la dirección del parque Rural de Teno, y desde ahí se desplazó hasta el mirador de la Cruz de Hilda. Allí destacó “el colapso de tráfico que se genera en esta zona, con una gran afluencia de vehículos tanto privados, de alquiler, como guaguas, lo que hace muy necesario la puesta en marcha de otro de los proyectos que aún no se han iniciado pero que se encuentran en ese gran conjunto de actuaciones. No podemos abrir el barranco hasta que encontremos una solución al tráfico y a su ordenación”, indicó la consejera.

García revisó las obras del centro de interpretación que se encuentran en plazo y se interesó por los aspectos generales de este importante recinto, el cual albergará el control de acceso de los visitantes al barranco. “El centro de interpretación será una pieza fundamental porque es ahí donde se dará toda la información a los visitantes, elementos de seguridad e indicaciones sobre la dificultad del trayecto, además de que conocerán las claves de biodiversidad y paisaje de lo que verán una vez se encuentren en la ruta”, apuntó la consejera.

“De esta manera las personas que se adentren en el barranco ya estarán informadas sobre su seguridad y controladas en número para evacuaciones y rescates posibles”, concluyó.