La subida de la temperaturas y las brisas del sureste han arrastrado estos días hasta nuestras islas miles o incluso millones de mariposas migratorias de la especie vanesa de los cardos (Vanessa cardiu). La Isla Baja no se ha visto excluida de este fenómeno natural único. 

Los primeros grupos llegaron a lo largo del sábado 28 de septiembre a las islas de Fuerteventura, Lanzarote y al este y sur de Gran Canaria. El domingo ya estaban por todos lados a miles, incluidas las caras este y sur de las islas de Tenerife y La Gomera. Y ya el lunes llegaron las primeras a la Isla Baja y la isla de El Hierro.

Publicidad - Campaña de Navidad de Buenavista del Norte

Este miércoles 2 de octubre decenas de ellas revoleteaban en las calles del casco histórico de Garachico, La Caleta de Interián, la montaña Aregume, Sibora y las huertas y jardines de Los Silos. No son difíciles de observar ya que se identifican fácilmente por ser de mediano tamaño y poseer una amplia paleta de colores en sus alas: desde el negro al blanco, pasando por el beige, naranja, rojizo y varios tonos de marrón. 

Decenas de ellas revoloteaban este miércoles 2 por la comarca

Si paseas estos días por los caminos y senderos de la Isla Baja las podrás observar a decenas, no paran de volar de un lado para otro, tal vez buscando sus plantas nutricias donde alimentarse e incluso poner sus huevos para que en unas pocas semanas nazca una próxima generación que siga con su migración intergeneracional. 

La vanesa de los cardos, conocida por los científicos como Vanessa cardui o Cynthia cardui, es una mariposa que habita en buena parte del planeta, excepto Sudamérica. En Canarias la podemos ver durante casi todo el año pues existe una población residente, pero  a comienzos de otoño a la población local de carácter sedentario se suman las llegadas desde el continente africano.

Arribazones que en ocasiones han sido especialmente numerosas y llamativas, como en el pasado año 2018, cuando a finales de octubre llegaron varios millones principalmente a las islas de Fuerteventura y Lanzarote. Un hecho que incluso quedó reflejado en la prensa local como un fenómeno sorprendente. 

Al menos esta especie de mariposa es capaz de hacer un viaje extremo

La migración es un fenómeno conocido y bien estudiado en las aves, algunas migran entre Europa y África tropical recorriendo miles de kilómetros. Recientemente, investigadores del Museu de Granollers encabezados por Costantí Stefanescu, del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona y de la Universidad de Harvard (EE.UU.), formados por Gerard Talavera y Roger Vila; han demostrado que al menos una especie de mariposa, la vanesa de los cardos, también es capaz de hacer un viaje tan extremo.

A pesar de su frágil apariencia, las vanesas no sólo resisten un viaje muy largo de más de 4.000 kilómetros sino que también atraviesan montañas, el Mediterráneo y el desierto del Sahara. Pueden aguantar temperaturas extremas y orientarse mientras vuelan a gran altura. 

Las grandes cordilleras del Antiatlas y Alto Atlas marroquí, junto a las Islas Canarias suponen la primera gran escala en su viaje. Parada que marca el final y comienzo de un ciclo, ya que la vida de una vanesa de los cardos ronda los dos meses (60 días). Es en estas latitudes donde mueren aquellas mariposas que nacieron a varios miles de kilómetros más al sur, en el Sahel, no antes de aparearse y poner sus huevos sobre cardos, malvas y ortigas entre otras plantas de nuestros campos.

Pasados unos días los huevos eclosionarán, naciendo de ellos larvas que se alimentarán de las plantas donde fueron engendradas y en un corto periodo de tiempo se convertirán en bellas mariposas, no sin pasar antes por la forma de crisálida, fase intermedia de transformación y preparación al vuelo y a la vida adulta como ser volador. 

Se trata de una migración única en el planeta

Al parecer, tras los primeros vuelos de esta generación de vanesas de origen africano y carácter migratorio, comienzan a dirigirse hacia el norte para continuar el viaje que comenzaron sus padres y que finalizaran sus biznietos. Es decir, nos encontramos con una migración única en el planeta que va más allá del individuo, la colonia o el grupo: es una migración que engloba a varias generaciones.

Las mariposas nacidas en estas latitudes supuestamente llegarán hasta el sur de Europa y la cuenca mediterránea, lugar donde morirán y nacerá la tercera generación que continuará volando al norte. A comienzos de primavera habrán llegado a las islas Británicas, centro Europa y Escandinavia para morir y dar vida a la cuarta generación que tendrá como misión volver al sur.

Nuestra comarca esconde secretos fascinantes como la migración de esta mariposa

Además, volverán a la cuenca mediterránea y engendrarán una quinta generación que volverá a las zonas montañosas del sur de Marruecos donde comenzara el ciclo de vida de la sexta generación de vanesas que llegarán al lugar donde comenzó el viaje: tierras del Sahel. 

Hechos como estos nos muestran la rica y frágil fauna y flora que tenemos en nuestro entorno. Lugares como la costa de Los Silos, el macizo de Teno, los pinares de El Tanque y Garachico tal vez esconden secretos que aún no conocemos y que pueden ser tan fascinantes como la migración de esta bella mariposa.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.