El Cabildo de Tenerife se ha desmarcado del anterior equipo de gobierno insular y paraliza ahora los abatimientos de las cabras asilvestradas en Teno y Anaga, optando por volver a la fase inicial de las apañadas para evitar la degradación de la flora autóctona y la agricultura.

A pesar de que la actual consejera, Isabel García (PSOE) es del mismo partido que su antecesor, José Antonio Valbuena, asegura que se trata de “un tema controvertido” que “no termino de compartir del todo”.

En declaraciones a COPE Canarias, la consejera de Medio Natural ha recordado que la fase inicial consistió en la publicación de unos bandos por parte de los ayuntamientos de Buenavista y de Santa Cruz para que fuesen los propios pastores quien apañasen las cabras asilvestradas. “En la zona de Teno se apañaron muchos por parte de dos cabreros. La última fase del encargo era esta —los disparos—, pero estamos promoviendo otra vez las apañadas”.

Isabel García, consejera insular del Medio Natural
Isabel García, consejera de Medio Natural del Cabildo de Tenerife

Isabel García asegura que “se hizo una actuación la semana pasada en el barranco de Masca” y que ahora ya no se está disparando a los animales. En todo caso, recuerda que el caso de Masca “es un poco más difícil porque están en lugares muy altos” y no van a poner en riesgo la seguridad de los pastores. En estos casos, como última medida, reconoce que no quedará más remedio que abatirlas.

Son muy agresivas y no hay forma de sacarlas del barranco de Masca

“Ni los propios cabreros son capaces de llegar ahí y el Cabildo tampoco puede permitir que suban. Son muy agresivas y si no hay otra manera de sacarlas…”, añade. Por eso, buscarán la fórmula para contratarlos y que puedan trabajar “en condiciones de seguridad adecuadas”.

Lo siguiente será ver qué pasará con las cabras que se puedan apañar. “No pueden entrar en la cadena alimenticia de una manera directa ni integrarse en los rebaños porque puede ser transmisoras de enfermedades”, explica la consejera de Medio Natural. “Primero hay que hacerles una analítica y, una vez estemos seguros de que están libres de enfermedades, veremos si donarlas o subastarlas; sí tenemos claro que hay que sacarlas de la circulación y evitar que sigan dañando a los vecinos”.

“Hay plantas endémicas que han desaparecido”

García recuerda que la retirada de las cabras salvajes es una medida apoyada por 16 colectivos ecologistas porque “es evidente que están acabando con todo; ocasionan daños irreversibles en la biodiversidad y es nuestra obligación no mirar para otro lado”. “Hay plantas endémicas que figuraban en el Libro Rojo de Especies Amenazadas que han desaparecido”, lamenta.

Una de esas asociaciones es Abeque. En un comunicado en su página de Facebook, el colectivo de la Isla Baja recordaba que ha venido representando en los últimos años a los grupos ecologistas en las reuniones de la Junta Rectora del Parque Rural de Teno, “estando presente la problemática en todas ellas”. Asegura, además, que en esas reuniones “ha habido representación de las diferentes asociaciones vecinales del macizo de Teno, estando por lo tanto informadas del grave problema y del proceso de control que se pretendía llevar a cabo”. “Ningún representante puede decir que la noticia no se esperaba ni se ha contado con la población local”, añadía en una clara alusión a las quejas provenientes del presidente de la Asociación de Vecinos Barranco de Masca.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.