Demanda de energía eléctrica con el 100 % del suministro restablecido / REE

La totalidad del suministro eléctrico ha sido recuperada sobre las 22.15 horas de este domingo, algo más de nueve horas después del cero energético que afectó a la isla y que dejó sin luz a más de 900.000 personas. A Buenavista y algunas zonas de Los Silos comenzó a llegar a las 21.00 h. En las medianías de Garachico lo hacía un poco antes, pero en el casco de la Villa y Puerto se ha retrasado hasta casi las 10 de la noche.

En un comunicado, Red Eléctrica de España (REE) lamenta las molestias ocasionadas en las últimas horas y añade que sigue trabajando para ofrecer un servicio “seguro y de calidad” en todo el archipiélago.

De esta manera, los 467.000 clientes de Tenerife que se quedaron sin luz sobre las 13.11 horas después de que se produjera una incidencia en la subestación de Granadilla de Abona disponen ya de suministro eléctrico.

Rueda de prensa en el Centro Coordinador de Emergencias del Gobierno de Canarias para informar de la incidencia / Daniel Pinelo

Al respecto, la energía se ha ido recuperando poco a poco en la isla durante la tarde, tomándose las precauciones necesarias en la reposición del servicio para evitar que hubiera otro cero energético.

Por su parte, el Gobierno de Canarias ha explicado en rueda de prensa que iniciará un expediente que recoja la información de todo lo que ha ocurrido durante la jornada y que depure responsabilidades.

El corte se energía se produjo pasadas las 13.00 horas de este domingo sin ocasionar incidentes graves, aunque los bomberos tuvieron que realizar más de 60 rescates de personas que se habían quedado atrapadas en ascensores.

En total, el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes), 112, ha contabilizado 759 incidentes menores entre las 13.00 y las 16.00 horas, estando las principales demandas relacionadas con paradas de ascensores, disparos de alarma, apertura de puertas y otras incidencias eléctricas.

Finalmente, este fallo no ha producido consecuencias en los servicios básicos y de emergencia, como hospitales y aeropuertos, que han podido continuar trabajando al contar con grupos electrógenos.