Proyecto básico / David Espejo y José David Izquierdo

Sí se puede rechaza la, a su juicio, poca participación ciudadana en el proceso de construcción del nuevo cine-teatro en Buenavista y reclama una reunión de puertas abiertas para dar la oportunidad a participar en el proceso a toda la ciudadanía, “que no ha tenido acceso a la información”. El portavoz del grupo de la formación en el Ayuntamiento, Antonio González Fortes, subraya que, la población no está informada del proceso que va a llevar a la demolición del antiguo edificio y la construcción de uno nuevo.

“Consideramos que la ciudadanía tiene derecho a opinar sobre el uso del futuro espacio y sobre su estética; su opinión debe ser tenida en cuenta. Además, por supuesto, de tener derecho a estar informada convenientemente por el Ayuntamiento sobre los pasos que se han ido dando las características del proyecto y las razones de las decisiones adoptadas; el gobierno solo se limita a promocionar el futuro edificio como la gran obra de su mandato”, apunta González Fortes.

Proyecto básico / David Espejo y José David Izquierdo

Sí se puede da “mucha importancia” a este proceso participativo y a la información a la ciudadanía porque, de no hacerlo, “se corre el riesgo de encontrarse en el futuro con un edificio emblemático para el municipio en pleno casco con el que nadie se sienta identificado, todo ello con una enorme aportación de dinero público”, asegura.

Financiación

El Ayuntamiento aprobó en la Junta de Gobierno el contrato para la remodelación del cine en marzo de 2017 y lo adjudicó en junio de ese mismo año. En agosto, el estudio contratado presentó un informe que concluía que rehabilitar el edificio tendría un coste estimado de 1.122.644 euros, 182.644 por encima del precio previsto inicialmente, mientras que demolerlo y rehacerlo tendría un coste de 1.510.348, lo que supone un incremento de 570.438.

Proyecto básico / David Espejo y José David Izquierdo

El proceso quedó en suspenso mientras el Ayuntamiento tramitaba con el Área Insular de Patrimonio la autorización para la demolición, que llegó en octubre de 2018. En febrero de 2019, el Ayuntamiento recibió 659.707 euros para la obra, una cantidad que no cubren el total de la financiación necesaria. La previsión de la corporación es financiar las obras con los fondos previstos inicialmente para la rehabilitación. Sin embargo, siguen faltando los 570 mil euros de sobrecoste aparejados al plan de demolición y nueva construcción por el que se optó finalmente.

2 Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.