Calle José Antonio, El Tanque

El Ministerio de Justicia, en su labor de cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica ha solicitado a ocho ayuntamientos canarios, entre los que se encuentran Garachico y El Tanque, la retirada de los símbolos del franquismo que aún perduran. El alcalde tanquero, Román Martín, asegura que ni él ni la administración “tenían conocimiento de que existieran símbolos fascistas en el pueblo”.

Tal y como ha señalado Martín, “en la carta que nos enviaron con la notificación no hacen alusión a nada en concreto”, sin embargo, el consistorio cree que se trata de la calle José Antonio. “Suponemos que Justicia ha entendido que ese nombre hace referencia a Primo de Rivera, aunque no aparezca el apellido”, ha declarado el alcalde.

“Naturalmente estamos dispuestos a acatar la ley porque creemos en ella”.

A pesar de que el Ayuntamiento ha tratado de justificar el origen del nombre de esta calle, la documentación existente no deja claro si realmente hace referencia al que fue fundador de la Falange Española en 1933 e hijo del dictador Miguel Primo de Rivera. Sin embargo, Martín tiene clara su decisión: “Naturalmente estamos dispuestos a acatar la ley porque creemos en ella”.

Calle José Antonio, El Tanque

En el caso de Garachico, Justicia ha considerado tres elementos como vestigios del franquismo: la calle Calvo Sotelo (desde el Restaurante Ardeola hasta la Glorieta de San Francisco) y la 18 de Julio (trasera del Ayuntamiento) y la plaza José Antonio Primo de Rivera (desde el castillo de San Miguel hasta la parada de taxis). Al contrario que en El Tanque, según el alcalde de la Villa y Puerto, Heriberto González, “el cambio de estos nombres ya está hecho de manera efectiva e incluso se le comunicó al Ministerio, lo único es que no se han sustituido las placas”.

González ha señalado que estos cambios se llevaron a pleno extraordinario a finales del año 2017 después de que una comisión de calles, formada por historiadores y expertos, revisara varias propuestas. Tras su aprobación, la calle Calvo Sotelo (ministro de Hacienda durante la dictadura de Primo de Rivera) pasó a llamarse Leonardo Torriani en honor al famoso ingeniero italiano que visitó el municipio en el siglo XVI y que diseñó los planos más antiguos y representativos que se conocen de la Villa y Puerto.

Por otro lado, la 18 de Julio (día del fallido golpe de Estado de Franco en 1936 que originó la Guerra Civil), ahora se llama Trevejo, en conmemoración a la erupción que en 1706 sepultó Garachico y sobre la cual renació el pueblo. Por último, la plaza José Antonio Primo de Rivera, ahora del Castillo, ha recuperado, según González, su denominación original.

El alcalde añade que los nombres no es lo único que han cambiado: “El hijo predilecto de Garachico, Pascual González, presentó un nuevo diseño para las placas por lo que decidimos cambiar todas las del municipio”. Según González, el material que han elegido, más resistente y duradero, no se encuentra en las Islas, hay que traerlo desde la Península y el encargo ha fallado. “Antes de que el Ministerio nos notificara teníamos pensado pedir estas tres y posteriormente, cuando tuviésemos claro el presupuesto, pediríamos el resto y eso es lo que vamos a hacer”, explica.

Ley de Memoria Histórica

La Ley de la Memoria Histórica (Ley 52/2007 de 26 de Diciembre), aprobada durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, “reconoce y amplía los derechos y establece medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil Española (1936-1939) y la Dictadura de Franco (1939-1975)”.

Concretamente en su Artículo 15, “Símbolos y Monumentos Públicos”, establece que “las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.

Casi quince años después, miles de símbolos fascistas han sido eliminados de los pueblos y ciudades. Sin embargo, aún hay lugares que no se han acogido a esta ley o que ignoran la existencia de estos signos. Por esta razón el Ministerio de Justicia, basándose en el Artículo 15.3 por el cual “el Gobierno colaborará con las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales en la elaboración de un catálogo de vestigios relativos a la Guerra Civil y la Dictadura”, ha publicado recientemente una lista con 656 ayuntamientos que a día de hoy siguen conservando dicha simbología.

Entre ellos, ocho pertenecen a Canarias: San Cristóbal de La Laguna, San Juan de la Rambla, Santa Cruz, Los Llanos de Aridane, Puerto del Rosario, Las Palmas de Gran Canaria y los ya mencionados municipios de la comarca de Daute.

4 Comentarios

  1. Fantástica información, aunque yo eliminaría el término de fallido con respecto al golpe. Y sugiero esto porque si hubiese fallado, no hubiese habido guerra civil. Un saludo cordial.

  2. Que consideren franquista la Calle Calvo Sotelo es ser un auténtico sinvergüenza. A Calvo Sotelo lo mataron unos guardias armados del PSOE secuestrandolo frente a su mujer y su hijo pegándole un tiro en la calle sin motivo ni juicio alguno más que su ideología, y antes del golpe y de la guerra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.