Los límites entre el periodismo y la literatura han sido rebasados en multitud de ocasiones. Esta Nochebuena, DAUTE DIGITAL va a darse el placer de hacerlo. Créannos, lo es.

24 de diciembre de 2018. La Nochebuena en el Noroeste de Tenerife se vive con la tradición por bandera y sentarse a la mesa con la familia y los más allegados es algo casi inevitable. Aunque no se soporten.

En el número 24 de la calle El Encuentro de un lugar que no recordamos el nombre, se va a producir una cena inusual en Nochebuena. Pero el destino lo ha querido así y sus integrantes también.

Román Martín, alcalde de El Tanque, es el primero en llegar. Hay 17 asientos más y él espera que no le toque sentarse al lado de Pablo Estévez, líder de la oposición en su municipio, a pesar de que se sentaran juntos durante mucho tiempo en el salón de plenos por compartir grupo de gobierno. La suerte le sonríe porque Estévez llega y… se sienta en frente. “No sé qué es peor”, piensa el primer edil tanquero.

Bueno, al menos Román tendrá a su derecha compañeros de partido: Eva García y Aurelio Abreu. La alegría no se contiene al saber que compartirán mesa en una noche tan especial. Alguien toca la puerta, Abreu se acerca y abre y la alegría se torna descontento: “Es Antonio”, dice Yeyo. Antonio González Fortes, exalcalde de Buenavista y líder de la oposición de Sí se puede, es el primero del resto de integrantes de la cena.

Casualidad. Detrás de Antonio entra Riquelme Díaz, de Podemos en Buenavista; José Antonio Valbuena (consejero de Medio Ambiente del Cabildo), que comentó que casi no llega porque tuvo que venir en guagua; Ana Dorta, directora de Infraestructura educativa del Gobierno de Canarias; Roque Méndez, de Ciudadanos en Garachico; Roberto Hernández, de Podemos en Los Silos; Manolo Martínez, consejero de Aguas del Cabildo; Santiago Martín, alcalde de Los Silos que viene acompañado por sus colegas Macu de León y Carmen Luz Baso, ediles del consistorio; Heriberto González, alcalde de Garachico, que viene seguido que no perseguido por Roque Expósito, secretario general de A’Gara, y Juan Luis Gutiérrez, el hombre que ha representado a más partidos en toda la historia de la democracia en esta comarca. Su cargo es tan largo como los tumbos políticos que ha dado.

Los entrantes: de todo menos chorizo

No falta detalle en una mesa en la que hay una silla vacía. Se desconoce quién no ha acudido a la cita pero eso es lo de menos. Todos y todas, dentro de una tensión contenida, hablan sobre temas banales como el tiempo. Pero pronto comienzan a tener conversaciones que atañen de alguna manera u otra a los que allí están.

“Pásame el agua”, le dice Roberto Hernández a Manolo Martínez. Todo el mundo se calla. “Y espero que esté bien depurada aunque no sea de manera natural”, continuó. Golpe bajo. Martínez se contiene y mira para el alcalde de Los Silos. En sus ojos se ve algo de rencor hacia Santiago Martín, quien no agacha la cabeza y gira la mirada hacia Aurelio Abreu como el niño que le dice a la madre “Maaa, mira Manolo lo que me está haciendo”.

Todos los socialistas murmuran mientras que el alcalde de Garachico, que no come mucho y no deja de escribir en Facebook todo lo que está pasando, le dice a Roberto Hernández: “¿Tú eras el que decías eso de la claca pa’ La Caleta no? ¿El que se disfrazó de Donal Trump?”. Hernández lo mira mientras se bebe el agua no depurada de manera natural y le asiente con la cabeza.

Roberto Hernández-Trump

A partir de ahí, González, Hernández y Martínez no dejarán de hablar de la depuradora durante toda la noche. Mientras, Roque Expósito, Juan Luis Gutiérrez y Roque Méndez están inquietos sin conocerse la razón.

El primer plato: la sopa que no está fría

Viene la sopa y está calentita. Tanto que Riquelme Díaz se quema la lengua. Valbuena se ríe junto con Antonio González Fortes. “Sí, ustedes ríanse que el que ríe último, ríe mejor”, dice desafiante y continúa: “ya me reiré de las promesas de ustedes con respecto a la apertura del barranco de Masca. Que las elecciones vienen ya. ¿Quién de ustedes repite en la lista”, lanza al aire.

Entonces Carmen Luz se atraganta. Macu de León le da unos golpes por la espalda y el alcalde de Los Silos se preocupa… quieren ayudarla aunque parece que a Baso no le va a hacer mucha falta si quiere responder a esa pregunta de Riquelme. Carmen Luz tiene bastante clara su respuesta mientras que Macu y Santi cruzan miradas desafiantes, divisando quién se llevará el bastón de mando en 2019.

Ana Dorta y su compromiso incontestable

Ana Dorta se presta a ayudar a Carmen Luz pero Macu de León le dice que gracias por la ayuda pero que “Carmen Luz solo tiene daños estructurales”, le dice. Dorta insiste y le dice que “el compromiso con Carmen Luz es incontestable”.

Ahí queda el incidente al que a Pablo Estévez, oposición en el Ayuntamiento de El Tanque, le pilla soplando una cucharada de sopa. La de Abreu parece más bien una sopa boba, por todo lo que la está revolviendo. “Estás mareando la sopa, Yeyo”, le comenta la alcaldesa de Buenavista, mientras que Román Martín asiente a esa afirmación.

El segundo plato: solomillo a la pimienta

Antonio González Fortes pone la oreja en la conversación e interviene, aunque Eva García no le ha dado el turno de palabra. “¿Qué te pasa, Yeyo? ¿Estás pensando en el juicio oral?”, le pregunta. Pero Yeyo, que es perro viejo, sale del paso y le dice: “No tranquilo. Sé lo que diré. Tú no puedes decir lo mismo cuando se te pregunta por la regulación de Teno o por Masca”, le espeta. Riquelme Díaz se ríe a carcajadas.

Antonio G. Fortes, Eva García y Aurelio Abreu antes compartían más cosas que la mesa por Nochebuena

Llega el segundo, que desprende buen aroma. Comienzan a degustarlo e inmediatamente todos comentan lo picante que está. “Está picante. Manolo, puede traer el agua, ¿usted se encarga de eso, verdad?”, le dice Roque Expósito, secretario general de A’Gara, a Martínez. El consejero del Cabildo se queda sorprendido y le pregunta al alcalde de Los Silos: “¿Y él quién es?”. Santiago Martín le explica que es de un partido de nueva creación en Garachico que fundó Ramón Miranda. “Y me extraña que Ramón no haya venido, fíjate. Con lo que le gusta a él destapar un caldero”, piensa en voz alta Martín.

El postre: polvorones para no atragantarse

Ya la cena se está acercando casi a su final. Ha sido divertida, o eso parece, porque todos los comensales ya están mucho más relajados y disfrutan de algo de sidra y de los polvorones, turrones, peladillas y mazapanes. Parece que más allá de las diferencias ideológicas y de proyecto para este terruño, los políticos pueden comportarse como personas, colegas o simplemente vecinos y vecinas de una comarca que necesita de actitud positiva.

Roque Méndez, de Ciudadanos de Garachico, propone un brindis. “Vamos a brindar por el futuro de…”, y alguien toca en la puerta e interrumpe las palabras de Méndez que para una vez que iba a hablar, le han cortado al pobre hombre. Él mismo se acerca a abrir la puerta. Todos están ansiosos esperando a ver quién llega tarde y por qué razón.

Roque Méndez junto a sus compañeros de partido

La sorpresa en la sobremesa

“¡Es Ramón!”, dice Méndez contentísimo. “Pero, ¿amigo dónde estabas? Mi tocayo, Juan Luis y yo no paramos de preguntarnos por qué llegabas tan tarde”, le dice. Miranda divisa a los asistentes y les dice a todos y todas: “perdón por el retraso. Entre que he tenido que entrenar para la San Silvestre y la ruta que llevo visitando casas… se me hizo tardísimo”, explica.

Todos le quitan importancia a su retraso y él se dirige a la barra para destapar el caldero y ver qué hay de comer. “Solomillo a la pimienta, qué bien. ¿Pica mucho?”, preguntó y Expósito le respondió que sí. Bueno pero aún así, Ramón Miranda se sentó al lado del que fuera su número dos en el Ayuntamiento de Garachico durante muchos años, Heriberto González.

Ramón Miranda y Heriberto González volvieron a sentarse juntos por Nochebuena

González retransmitió la llegada de Miranda a través de Facebook Live. Lo vieron más personas que habitantes tiene Garachico, el concejal cada vez cuesta más barato. Hay que tomar nota para mayo de 2019. Fue como la entrada de los Reyes Magos a la glorieta de San Francisco pero sin confeti, sin caramelos y sin ‘Carmina Burana’.

Roque Expósito, Juan Luis Gutiérrez y Roque Méndez prestaron atención a todo lo que Miranda contaba. En un momento dado, Miranda se dirige a quien fuera su número dos: “Oye, Berto…. espero que no te importe. Dejé mi coche en tu plaza de aparcamiento, detrás del ayuntamiento. Ya sabes cómo está el tema de aparcar en el pueblo… a ver si hacemos algo”, le inquirió.

Una vez terminó, fue él quien propuso el brindis para finalizar, esta vez sí, la cena de Nochebuena más inesperada de todas las Navidades de Daute:

“¡Por políticos que puedan representar a la comarca y porque el puerto de Garachico tire pa’lante! Que desde que me fui yo no has hecho nada, Berto. Lo siento pero tenía que decirlo”, lo miró condescendiente. Subió la copa y los miró a todos y todas y se quedó extrañado: “¿Dónde está el alcalde de Santiago del Teide, Emilio Navarro? ¿No lo invitaron? No saben hacer comarca ustedes, eh”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.