La reunión celebrada en Garachico para explicar los cambios en las líneas de TITSA del norte de Tenerife ha dejado una clara premisa: “La 106 hace una labor social”. Así lo argumentó uno de los vecinos asistentes al encuentro por la práctica desaparición de esta línea que conecta Icod con Santa Cruz de manera directa. 

El resto de la ciudadanía que acudió a esta reunión informativa, en torno a 50 personas, coincidieron con la proclama de este vecino. Además, otras tantas relacionadas con esta línea se oyeron en la sala Daute del antiguo convento franciscano. Un grupo de estudiantes rogaron, de manera literal, a Miguel Becerra, director insular de Movilidad y Fomento del Cabildo Insular de Tenerife, que no redujeran la 106. “Es inhumano lo que están planteando”, decían. 

Miguel Becerra, director insular de Movilidad y Fomento, durante la reunión en Garachico

Otro ciudadano fue a la reunión con la tarea más que hecha: un papel en el que había hecho un cálculo con lo que tardaría en llegar a su trabajo, la Universidad de La Laguna, con las nuevas combinaciones. Según él, una hora más que con la 106. “Esta guagua es crucial para la comarca”, dijo. 

Todas las reivindicaciones solaparon las explicaciones que tanto el director insular como Ambrosio Hernández, jefe de relaciones institucionales de TITSA, se molestaron en dar al inicio de esta reunión. No obstante, Hernández tomó buena nota de lo que dijo la mayoría de la ciudadanía congregada: “¿Ustedes estarían de acuerdo con que la 363 pasara cada menos tiempo y hubiera más frecuencias para la 106?”, preguntó y a lo que un rotundo y unísono sí sonó en la sala. 

Ambrosio Hernández, jefe de relaciones institucionales de TITSA

En varias ocasiones se oyó la frase “la Isla Baja está aislada”. Con la desaparición de la línea 107, la nueva salida de la 108 desde Los Realejos y la menor frecuencia de la 106, la única línea operando en la Isla Baja será la 363 a la que se le aumentará la frecuencia cada media hora y a cada 15 minutos en las horas puntas. Pero eso no convenció a la audiencia que seguían requiriendo mayor frecuencia para la línea directa a Santa Cruz. 

0,23 por kilómetro

Ambrosio Hernández hizo un auténtico ejercicio de saber estar y mostró previamente una serie de datos que sostienen, según TITSA, los cambios. Por ejemplo, la 106 traslada a 0,23 viajeros por kilómetro mientras que la 363 1,03 por kilómetro. O el 76% de los viajes realizados en la zona norte son dentro de la misma zona. Además, dijo que los resultados de la línea 106 con respecto a la Isla Baja “no eran potentes”, entonces se escuchó el murmullo que daría paso, al poder intervenir el público, a todos los comentarios mencionados anteriormente. 

Miguel Becerra, director insular de Movilidad, quedó invitado a recorrer la línea 363. Un vecino le recordó que pasa por 75 paradas diferentes y todos los barrios que visita. Además, le dijo que “ni un solo chofer de TITSA está de acuerdo con lo que van a hacer con la 106”, haciendo alusión a las encuestas mostradas con anterioridad. 

Todos los asistentes valoraron más un servicio directo que los transbordos que han planteado a partir del 15 de diciembre en TITSA. Recuerdan los días de lluvia, las visitas médicas al hospital, las personas con movilidad reducida, las personas mayores o las horas que tendrán que pasar en la carretera con el nuevo planteamiento de la red de guaguas del Norte. 

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.