Hay cosas que no pueden dejarse de hacer, al menos, una vez en la vida. Eso es lo que tuvo que pensar Michael Baso Contreras, Micha, para decidir participar en la carrera más prestigiosa del mundo: la Maratón de Nueva York (oficialmente, el TCS New York City Marathon). Sueño cumplido con fecha propia, 4 de noviembre de 2018.

Si el año pasado la proeza estuvo en las piernas del garachiquense Basilio Bravo, en esta edición es Los Silos quien ha representado a la comarca de Daute en Estados Unidos. Micha terminó la carrera en 4:30:22, quedando en el puesto 25.716 de los 52.812 corredores que llegaron a meta, a un ritmo de 10:19 por milla.

Pero los números son lo de menos en este tipo de citas. “No se trataba de venir a competir porque es no es mi línea; yo simplemente participo y disfruto en las carreras que hago, y esta Maratón fue como una más de ellas”, asegura.

El corredor del Isla Baja Trail relata que la idea de correr la Maratón de Nueva York llevaba rondando su cabeza desde hace varios años, pero no fue hasta hace unos 10 meses cuando se decidió a participar. Se trataba de “un reto, un desafío, algo más que participar”, donde la experiencia “ha sido increíble”.

Al igual que hizo Basilio en 2017, Micha destaca el nivel de la organización, así como el despliegue de seguridad y el ambiente festivo durante todo el recorrido. “Ha sido impresionante, por eso creo que es una de las carreras más multitudinarias de cuantas se celebra, porque la gente la vive y la disfruta, no solo los participantes sino todos los neoyorquinos“. Gritos de ánimos a desconocidos y acompañados por grupos musicales, “todo eso te ayuda a llegar a meta lo mejor posible”.

El silense confiesa haber disfrutado de todo el recorrido, desde la salida en Staten Island para cruzar el mítico puente Verrazano-Narrows hasta Brooklyn, Queens, Manhattan, el Bronx y acabando nuevamente en Manhattan en Central Park tras pasar por la Quinta Avenida.

Más que una carrera

Pero Michael Baso regresa a Los Silos habiendo descubierto la inmensidad de Nueva York más allá de la Maratón. “Es una gran ciudad que, como dicen, nunca duerme, pero donde también te das cuenta de cómo tenemos el mundo patas arriba”. Así, compara la diferencia entre la riqueza estadounidense con la pobreza de otros rincones del planeta.

“Ya he vivido las dos experiencias: estuve en Marruecos hace años colaborando en ayuda humanitaria y, ahora, en Nueva York. Esta desigualdad social me choca bastante y me he llevado esa percepción; cuando aquí se preocupan por ver cuál es el rascacielos más alto, en otro lado vemos que tenemos el mundo muerto de hambre“.

Consulta aquí los números de Michael Baso en la Maratón de Nueva York 2018.

Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.