El Festival Internacional de Cine Medioambiental de Canarias (FICMEC) afronta con ilusión su segunda década. El certamen concluía este domingo, 3 de junio, tras intensos días en el que se reunieron cine y medio ambiente en el marco de la Villa y Puerto de Garachico.

El festival ha tenido una media de 200 personas por sesión y consolida su proyección nacional entre los certámenes de cine. FICMEC ha contado en esta edición con una programación cinematográfica de alta calidad y muy bien valorada por el jurado.  

Publicidad - Campaña de Navidad de Buenavista del Norte

A esto se la ha unido un amplio abanico de ofertas culturales, charlas, exposiciones y formación. Este último ámbito es uno de los más importantes dentro del festival que ha concentrado a más de un centenar de alumnos de Canarias en diferentes disciplinas como han sido el audiovisual y las artes plásticas.

El compromiso del público ha quedado refrendado con la asistencia masiva a las sesiones y a las diferentes actividades propuestas desde FICMEC. El certamen ha dado un salto cualitativo y cada edición se plantea nuevos retos para continuar con la andadura del festival de cine de medio ambiente más longevo de Europa.

El palmarés de la vigésima edición está compuesto por Anote’s ark, Va, Totó!, Refugiados e Invisible blanket, que se han llevado los Brotes del FICMEC.

Además, se han dado menciones especiales al largometraje documental Ceres, de Janet Van Den Brand; y al largometraje de ficción Grain, de Semih Kaplanoglu.

FICMEC ha contado con el apoyo y el patrocinio de Tenerife Más Sostenible entre otras entidades públicas y privadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.