Andrés Lemus

La polémica ha llegado al Festival Internacional de Cine Medioambiental de Canarias. A pocos días de que FICMEC celebre en Garachico su vigésima edición, las redes sociales se han llenado de comentarios de distinto tipo a raíz de una estampa que no ha dejado indiferente a nadie: el castillo de San Miguel, envuelto en bolsas de plástico.

Se trata de una de las obras de arquitectura efímera que este año, al igual que en ediciones anteriores, desarrollan los alumnos de la Universidad Europea de Canarias. Su finalidad es “abrir nuestras mentes a problemáticas reales que están causando un daño irreparable al medioambiente”.

La obra lleva por título Envuélvete, “una intervención ligera que comparte protagonismo con una arquitectura emblemática como la del castillo de San Miguel”. Se trata de una estructura de tiras de plástico formada por más de mil bolsas recicladas por los escolares de Garachico y que envuelve el castillo, moviéndose con los efectos propios del viento y de la brisa marina.

Tanto la organización de FICMEC como los profesores de la Universidad Europea de Canarias han declinado hacer declaraciones al respecto hasta que comience el festival. La cita arranca este viernes, 25 de mayo, y hasta entonces aseguran quieren centrarse en ultimar los preparativos.

Quién si se ha pronunciado es el alcalde de Garachico. Heriberto González reconoce que no le gusta “nada ver la fachada del castillo así” pero pide respeto a sus autores. “¿Quién soy yo para imponer mis particulares gustos y tendencias?”, se preguntaba en Facebook. Mientras, la consejera de Patrimonio Histórico del Cabildo, Josefa Mesa, mostró en persona su apoyo a los estudiantes, asegurando que es “una idea original, sencilla y llamativa que no solo invita a pensar en cómo cuidamos nuestro entorno, en cómo nos devora el plástico, sino también a valorar y destacar el patrimonio que tenemos como es este Castillo defensivo en un hermoso municipio y único como es Garachico”.

FICMEC sí ha explicado el sentido de la obra a través de las redes sociales. La escultura quiere ser “una llamada de atención acerca del uso que hacemos de los recursos en nuestra vida cotidiana, el enorme consumo de plástico que está destruyendo nuestro planeta, a la vez que presenta un mensaje de optimismo: todos los materiales pueden reutilizarse para tener una segunda oportunidad. Las tiras conforman una pantalla de proyección permeable y, a su vez, alojan un sistema de iluminación que permite que la intervención adquiera presencia también por la noche”.

Las críticas se han concentrado en Facebook. No han sido pocos los garachiquenses que han mostrado su descontento con el resultado visual de la escultura, cuestionando si puede considerarse arte o si un edificio histórico como el castillo de San Miguel puede ser objeto de esta intervención efímera.

Pero lo cierto es que gran parte de los comentarios no guardan relación con la realidad. Muchos pensaban que se trataba de un precinto del castillo y, otros, que las tiras eran de papel higiénico en lugar de plástico.

La presencia de la Universidad Europea de Canarias no se circunscribe solo al castillo. También han realizado otras esculturas en el polideportivo municipal, el muelle viejo y la avenida marítima. En todos los casos se han utilizado materiales reciclados.

Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.