El XXVI Concurso de Murgas del Norte parece estar maldito. Las primera y tercera fases tenían previsto celebrarse este jueves tras las suspensiones del lunes y miércoles, pero la lluvia volvió a hacer acto de presencia anoche en el campo de fútbol de Garachico y, a las 11 de la noche, la organización tomó la decisión de posponer de nuevo las actuaciones.

Así, el sábado comenzará la primera fase a las 8 de la noche y, seguidamente, se celebrará la tercera. Las 7 murgas que pasen a la final lo sabrán en la madrugada del domingo y actuarán en ella pocas horas después, a las 7 de la tarde. Todo esto, con unas previsiones meteorológicas de nuevo poco halagüeñas.

Mientras, el IX Certamen Infantil, previsto para este viernes a las 4 de la tarde, se vuelve a aplazar sin fecha concreta de momento.

Sin maratón de murgas este jueves

Apenas 10 minutos faltaban. Parecía que ya llegaban la primera y tercera fase del XXVI Concurso de Murgas del Norte en la Villa Puerto de Garachico pero no. Empezaron a caer gotas y de repente una tromba de agua. 

Sobre las 20.45 horas, Jacobo González, el presentador del concurso, afirmó que esperarían un rato hasta ver si el tiempo daba una tregua. Pero tampoco fue así. 10 minutos más tarde, el Ayuntamiento de Garachico comunicaba la suspensión de las fases previstas para este jueves 1 de febrero.

8 murgas sin cantar

Irónicos, Tiralenguas, Trastocadas y Virgueritos, pertenecientes a la primera fase no celebrada el lunes, no llegaron a pisar el escenario del campo de fútbol de Garachico. Lo mismo les pasó a Trinkosos, Criticonas, Pizzicatos y Cascarrabias que deberían haber cantado el miércoles 31 de enero.

Solo han cantado Ferrusquentos, Trapaseros, Ni pa tanto y Apresuradas en la jornada del pasado martes 30 de enero. 

La jornada del jueves 1 de febrero aparentaba ser un maratón de murgas pero no llegó ni siquiera a un sprint. La lluvia que durante toda la jornada no apareció en Garachico, vino de golpe para quedarse durante un buen rato.

El mal tiempo ha sido una constante en esta edición

El mal tiempo ha sido una constante durante la celebración del concurso en Garachico. La gran mayoría del público se marchó aunque algunos rezagados aguantaron debajo de los pocos espacios techados con los que contaba el recinto.

Algunas murgas entonaron acordes de su pasacalles en el backstage, síntoma de que los ánimos estaban bien arriba a pesar de que la lluvia los diluyó en la tercera ocasión en la que Garachico se quedó sin escuchar a sus murgas adultas e infantiles. 

Avatar
Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.