La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA) y el Cabildo de Tenerife han planteado ampliar en 1.200 metros cúbicos diarios la capacidad de desalación de la planta de La Monja de Buenavista y liberar 1.800 metros cúbicos al día de la desaladora del campo de golf.

Esta ha sido una de las conclusiones de la reunión mantenida por representantes de ASAGA Canarias ASAJA —entre ellos su presidenta, Ángela Delgado— con el presidente del Cabildo, Carlos Alonso; los consejeros insulares de Agricultura, Jesús Morales, y de Aguas, Manuel Martínez; así como un grupo de agricultores de la Isla Baja.

Delgado indica que la situación es “tremendamente complicada” para la agricultura debido a la sequía y señala que, aunque llevan varios años así, “en los últimos meses el panorama es más desolador y tememos que vaya a peor si no actuamos con celeridad”.

“Es importante poner en marcha medidas que aminoren estas carencias hídricas que padecemos sin olvidar que no solo necesitamos agua en cantidad sino con calidad para nuestros cultivos”, señala la presidenta de ASAGA.

Para asegurar la disponibilidad de recursos hidráulicos de cara al periodo estival, se ha puesto en marcha el sistema de desalinización de la balsa de la montaña de Taco que, por lo general, comienza en el mes de abril pero, dadas las circunstancias, no se ha querido esperar hasta ese momento y ha entrado en funcionamiento en su totalidad.

Según ASAGA, el Cabildo también está trabajando con los ayuntamientos de la isla para reducir las pérdidas de agua en las redes de suministro.

Balsa Montaña TacoA medio plazo, los agricultores han propuesto ampliar la capacidad de desalinización de la balsa de la montaña de Taco o la utilización de la tecnología de ósmosis inversa para aprovechar aguas de galería de elevada salinidad.

En la reunión también se plantearon actuaciones de mayor calado a más largo plazo como la construcción de dos depuradoras, una en el Valle de La Orotava y otra en la Isla Baja, así como la construcción de una red de conducción de aguas blancas desde el Valle de La Orotava hasta Garachico, cuyo proyecto el Cabildo comenzará a redactar a partir de 2018.