El Gobierno de Canarias ha aprobado este lunes en la reunión del Consejo el proyecto de decreto por el que se modifica la denominación y la categoría del exconvento de San Sebastián de Los Silos. La medida, aprobada de forma inicial en 2016 por el Consejo del Patrimonio Histórico de Canarias, adapta este Bien de Interés Cultural (BIC) a la Ley del Patrimonio de la Comunidad Autónoma.

Así, el hasta ahora “Convento de San Sebastián de las Monjas de San Bernardo” pasa a denominarse oficialmente “Antiguo Convento de San Sebastián de las Monjas de la Orden de San Bernardo”. Del mismo modo, pasa a considerarse BIC en la categoría de monumento, frente a la antigua fórmula de monumento histórico-artístico, cuando fue protegido oficialmente por decreto del 7 de febrero de 1986.

De esta manera, se delimita también su entorno de protección, abarcando ahora la totalidad del entorno inmediato al convento, “uno de los ejemplos de arquitectura religiosa más destacados de la isla de Tenerife”. “Con ella se pretende preservar el ambiente urbano más inmediato al inmueble frente a futuras afecciones derivadas de obras o transformaciones físicas del espacio que generen impactos directos perjudiciales al antiguo convento o que dificulten la contemplación y estudio de los valores patrimoniales que dieron pie a su declaración”, explica el Gobierno de Canarias.

Nueva delimitación del monumento y del entorno del convento

Dentro de la nueva delimitación quedan la Casa de la Música (sede de la Agrupación Musical Nueva Unión) y la casa tradicional canaria edificada en el número 1 de la calle Félix Benítez de Lugo, que linda con la calle Enrique Olivera. Ambas son edificaciones con interés patrimonial que quedan integradas en el entorno del monumento “con objeto de garantizar su conservación y ejercer una labor de control sobre las transformaciones que dichos inmuebles puedan experimentar en el futuro y su impacto sobre la relación visual y de conexión patrimonial con el antiguo convento”.

Sin tener interés patrimonial, el Gobierno ha incorporado también al entorno de protección la trasera del exconvento y las calles Monseñor Agustín Yanes Valer y Enrique Olivera, así como las escalinatas del inmueble que dan hacia la plaza de la Luz. El Ejecutivo autonómico asegura que “se incluyen con el fin de ejercer una labor de control de la posible y deseable edificación sustitutoria que se pueda en el futuro”.

El patio del exconvento acoge desde su rehabilitación numerosos actos culturales y espectáculos, como sesiones del Festival Internacional del Cuento
Una historia centenaria

El convento de San Sebastián fue fundado en 1649 por el capitán Sebastián Pérez Enríquez, al que se debe la advocación, y por su mujer, Luisa Francisca Montañés, aunque fue trece años más tarde cuando ingresaron las primeras ocho monjas. A finales del siglo XVII tuvo lugar una primera ampliación, si bien y durante la siguiente centuria atravesó por momentos de serias dificultades que hicieron pensar en su disolución. La exclaustración se produjo a raíz de la desamortización y el edificio se destinó como sede cárcel, sede del Ayuntamiento y centro de enseñanza. A finales del pasado siglo fue rehabilitado  y destinado como espacio cultural y para oficinas del Ayuntamiento.