El sueño de la Villa y Puerto de tener acceso al Anillo Insular

Desde los años 70, los vecinos garachiquenses han vivido la planificación, la tramitación, la construcción y la apertura del tramo Icod de los Vinos-El Tanque, pero no la conexión con el municipio

0
2448
Vista aérea de Garachico y su tramo del Anillo Insular

La pasada semana, el vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Obras Públicas y Transportes, Pablo Rodríguez, visitó Garachico para tratar temas pendientes con el alcalde, José Heriberto González. La noticia principal de este encuentro, para sorpresa de todos los vecinos del municipio, no fue otra que el compromiso del vicepresidente de estudiar la posibilidad de que Garachico conecte con el Anillo Insular.

Aunque la prioridad ahora mismo está centrada en acabar el tramo El Tanque – Santiago del Teide, según declaraciones del alcalde, “ya se han estado viendo con planos de lo que había y hay en la actualidad, con la ayuda de ingenieros de la consejería, posibles trazados y alternativas”.

El planteamiento de González fue el siguiente: “Hay varias dificultades en la Isla Baja para poder acceder al Anillo, ya que para trasladarnos hasta el lugar donde podría situarse el acceso de Garachico, tendríamos que pasar dos carreteras que nos lleven a las medianías, bien por la TF-421 (conocida como carretera de El Tanque) o bien por la TF-82, la de Las Canales”. El estado de ambas, así como la peligrosidad de su diseño, “no son los adecuados para albergar, en caso de construirse el acceso, la cantidad de tráfico que desde Garachico quiera llegar al Anillo Insular”. Según González, este tema no solo se ha planteado al Cabildo Insular, sino también al alcalde del Tanque, Román Martín, que ha mostrado su conformidad al respecto, debido a los problemas que actualmente existen con la conexión de la TF-421 y el Tanque Bajo, sobre todo por la zona de la iglesia.

Por esa razón, para el alcalde es primordial el arreglo de estas carreteras, dado que al estar ya construidas facilita las obras. Por otro lado, González también ha querido hacer hincapié en la necesidad de regular las cuatro travesías que, de llevarse a cabo este proyecto, se verían afectadas: San Pedro, Las Cruces, Genovés y San Juan del Reparo. “Es necesario garantizar la seguridad de los vecinos y visitantes de estos cuatro barrios, por lo que la adecuación de aceras y paseos, así como analizar el impacto sobre las viviendas estarían entre nuestras prioridades”, ha comentado el primer edil.

Queremos que el acceso se construya por la zona de Los Barros de San Juan del Reparo

El compromiso del vicepresidente del Gobierno es encargar un estudio por parte de la Consejería para ver y analizar las posibilidades que, en principio, estaría listo a finales de 2017.

Paralelamente, el segundo objetivo del Ayuntamiento de Garachico es el acceso en sí mismo. Para González, “no es fácil reiniciar un proceso cuando ya está finalizada la obra, pero lo hemos hecho; hasta ahora no había nada y, al menos, a día de hoy hay iniciativa”.

A pesar de que en un primer momento la noticia sorprendió a los ciudadanos, lo cierto es que posteriormente generó controversia y diferentes opiniones al respecto. Mientras que el optimismo de algunos ha sembrado confianza y esperanza de cara al futuro, lo cierto es que la experiencia de otros ha servido de argumento para esclarecer la dificultad del proyecto. Sin embargo, la realidad de los vecinos de Garachico es la que no ha sido noticia hasta ahora.

Desde los 70, el sueño de muchos de unir Tenerife con un mismo proyecto llamado Anillo Insular ha estado en la mente de los norteños de la Isla Baja. A pesar de ello, los años pasaban y lo que en su momento se veía como una promesa se convirtió para muchos que ya no viven en una anécdota que contaban a sus nietos. Sin embargo, a finales de los 90 el sueño se hacía creíble. Es en este momento cuando comienzan los trámites para diseñar la obra. En 2007 se aprueba, con un presupuesto de casi 165 millones de euros, el proyecto final del tramo que uniría Icod de los Vinos con El Tanque, pasando por el sur de Garachico. En 2011 comienzan las obras y en 2014 se inaugura el tramo. El sueño se había hecho realidad para todos, menos para los vecinos de Garachico que, a pesar de formar parte del recorrido, no tenían acceso al mismo.

EL OPTIMISMO DE GONZÁLEZ

“Durante mi mandato se hicieron las obras, yo asistí a la inauguración, pero la parte principal, la elección del proyecto, la presentación de las alternativas y demás, fue hace más de 10 años”, declara el actual alcalde. “En alguna de las alternativas estaba el acceso de Garachico a la altura de la calle Las Rosas en San Juan del Reparo, pero en su momento, desde mi punto de vista, no se presionó lo suficiente”, añade.

Según González, cuando tomó posesión de la Alcaldía, la crisis económica afectaba a las inversiones tanto del Cabildo como del Gobierno, razón por la cual no se insistió en el problema de Garachico. Sin embargo, pasada una legislatura, decidieron retomar de nuevo la cuestión. En enero de 2017 se celebra una reunión en la sede de la Presidencia a la que acude el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, el entonces recién nombrado vicepresidente, Pablo Rodríguez, y el alcalde de Garachico para tratar algunos temas, entre los que se encontraba la posibilidad de acceso al Anillo Insular. A raíz de esta reunión comenzaron los trámites que, según González, “culminarán, estoy seguro, con la realización de la obra”.

Confío en que el proyecto salga adelante

Para el alcalde, desde su posición se ha hecho todo lo posible para que esto se llevase a cabo porque “es muy injusto que el único municipio que no tenga acceso sea Garachico”.

Ante las promesas del vicepresidente, González se muestra tranquilo: “Confío en la palabra de Pablo y sé que este proyecto saldrá adelante”.

Con respecto a la ubicación del acceso, ya hay planteada una posible alternativa que estaría situada en Los Barros, en San Juan del Reparo. Según el alcalde, la insistencia del Ayuntamiento por ser ecuánimes a la hora de beneficiar a los vecinos tanto de Genovés como del barrio lindante sitúa la obra en esa zona, al medio de cada barrio. A pesar de ello, es solo una idea ya que aún no se han realizado ningún estudio de impacto. “Podría variar, pero lo importante es que se haga y tomaremos como referencia aquella zona”.

A pesar de que González no tiene clara su continuidad en el cargo de cara a la próxima legislatura, lo cierto es que ha prometido “luchar porque Garachico tenga lo que se merece”, en este caso el acceso, al igual que otros municipios, al proyecto insular.

LA EXPERIENCIA DE RAMÓN MIRANDA

“Al menos a corto plazo este proyecto no resultará viable”

Ramón Miranda, que desde 1995 y hasta 2011 ocupó el puesto de alcalde de Garachico, ha afirmado que desde el Cabildo nunca se contempló el acceso: “Aunque estaba entre las alternativas, no se consideró viable ni necesario”. El exalcalde ha recalcado que durante todos esos años, en los plenos del Ayuntamiento de Garachico se presentaron mociones, no solo por Coalición Canaria, sino también por la oposición, que fueron llevadas a la Consejería de Obras Públicas para que se contemplara la posibilidad de conexión. “Que yo recuerde, nunca obtuvimos respuesta alguna”.

Miranda no entiende por qué, aunque existían razones para hacerlo —entre ellas, la existencia de una carretera que conectaba la parte sur de Garachico con el Anillo— se rechazaron las propuestas. “Lo que sí es cierto es que nosotros fuimos muy beligerantes con que se respetasen los caminos rurales, así como el acceso de los propietarios a las fincas, para que, de llevarse a cabo, incidiese lo menos posible”, ha añadido.

Para Miranda, el hecho de que aún quede por delante la construcción de varios tramos del Anillo dificulta la promesa del vicepresidente: “El consejero tendrá toda la buena voluntad del mundo, pero teniendo en cuenta los recursos que hay y las cosas que están sin resolver, a día de hoy el tema se complica”.

El exalcalde ha sido claro en su postura: “La experiencia que me han dado mis más de 15 años en la política me dicen, ojalá que me equivoque, que al menos a corto plazo este proyecto no resultará viable”, a lo que añade que “ojalá se resuelva y beneficie, de una vez por todas y sobre todo a los vecinos de las partes altas de Garachico”.

LA REALIDAD DE LOS VECINOS DE GARACHICO

Los vecinos de las medianías están aislados de casi todo

Las medianías de Garachico, formadas por Genovés, San Juan del Reparo y La Montañeta, han sido los barrios más afectados por este proyecto. Tal y como afirma el propio alcalde, “los vecinos de esta zona están aislados de casi todo”. El simple hecho de que para llegar al casco tengan que salir del término municipal y acceder por otros pueblos —bien por El Tanque o bien por Icod de los Vinos— es algo que pasa desapercibido por muchos, pero no es más que una muestra de la discriminación que existe con respecto a las medianías. El actual alcalde es consciente de este hecho y afirma que “su lucha está en paliarlo” con iniciativas como la de la conexión.

Desde que en 2014 se abrió el acceso, el número de vehículos que utilizaban las dos travesías de Genovés y San Juan del Reparo ha descendido progresivamente. Por ello, los comercios de la zona se han visto afectados ya que el hecho de que no pasen coches frena la llegada de nuevos clientes y, por consiguiente, afecta al empleo. Ante este problema, González afirma que “es al lado de las carreteras donde más negocios hay, por lo que en este caso es necesario mejorar las condiciones de las mismas y a su vez fomentar nuevos negocios que generen empleo”.

Negocio situado en Genovés

En su momento, en estos barrios hubo movimientos de tierra a través de los cuales accedían los propios obreros, y numerosas expropiaciones, lo que sirvió de aliciente, aunque no estaba en los planos, para que los vecinos pensaran en la posibilidad de acceder sin tener que ir a Buen Paso o a El Tanque.

“Desde la administración, tanto una como la otra, no se ha hecho lo suficiente y ahora están intentando solucionar lo que debería de haber estado resuelto desde hace años”, ha declarado un vecino. “Tardarán en hacer nuestra conexión lo mismo que tardaron en empezar el tramo, es decir, 30 años”.

A pesar de la desconfianza, los habitantes de la zona, sobre todo de las medianías consideran que el hecho de que se haya publicado es una razón de peso para creen que esta vez Garachico si podrá, a largo plazo, optar a tener acceso al Anillo Insular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*