Un pleno más, y ya van muchos, Sí se puede y el bipartito PSOE-CC han vuelto a lanzarse los trastos a la cabeza en una sesión ordinaria que incluía, como punto más jugoso, la aprobación del presupuesto municipal para 2017.

La sesión comenzó con un amago de buen rollito entre el grupo de gobierno y la oposición que se fue al traste con la llegada de los puntos más importantes del orden del día.

En realidad, la discusión comenzó en la aprobación del reglamento de participación ciudadana. Sí se puede defendía rebajar al 5 por ciento el ratio de firmas necesarias para iniciar procesos participativos, solicitar consultas populares o llevar propuestas al pleno. Sin embargo, PSOE y Coalición abogaban por mantenerlo en el 10 por ciento, como recoge el borrador. La alcaldesa, Eva García, consideraba que así se aseguraba que los temas “sean importantes y tengan calado entre los vecinos”. Por parte de la oposición, Antonio González subrayó que los tres partidos tenían concejales en el pleno elegidos con menos votos que el 5 por ciento de la población de Buenavista, por lo que parece “más difícil participar a través de este reglamento que en las elecciones”. Finalmente, el reglamento acabó aprobándose por unanimidad con la barrera del 10 por ciento.

También se aprobó por consenso el reglamento de voluntariado y las mociones de Sí se puede para mejorar la gestión de la basura en las zonas de baño del municipio, exigir al Cabildo una mayor atención a la limpieza de las carreteras insulares a su paso por la comarca y la inclusión de un seguimiento arqueológico en las obras que pudieran realizar en el entorno de las ruinas del convento franciscano de las Mercedes.

Sin la aprobación de los ecosocialistas salió adelante una moción sobre Venezuela, “exhortando al Gobierno, una vez más, al diálogo y al consenso con los partidos opositores y la Asamblea Nacional, que permita la normalización democrática del país y su recuperación económica y la preocupación por los canarios y descendientes en Venezuela”. Los cinco concejales de Sí se puede se abstuvieron sin argumentar el sentido de su voto.

Sí se puede se abstuvo en una moción sobre Venezuela

La futura depuradora comarcal volvió a salir a la palestra con una moción de la oposición para apoyar las alegaciones presentadas recientemente al Plan Hidrológico Insular. El concejal Esteban Lorenzo argumentó que “se quedaron sobre la mesa” en el acuerdo institucional del pasado pleno extraordinario, pero la alcaldesa consideró que lo presentado por el Ayuntamiento “es suficiente” y recordó que existe un compromiso del Consejo Insular de Aguas para estudiar una nueva ubicación de la depuradora y las alternativas al sistema convencional. Más tarde, Eva García informaría de que este mismo martes el CIATF se puso en contacto con el Ayuntamiento para buscar una fecha para una próxima reunión a fin de ir estudiando esas cuestiones.

Pero la bronca llegó al pleno unos minutos después, cuando se debatió el presupuesto municipal, calificado por el exalcalde Antonio González como un ‘por supuesto’ que no estaban dispuestos a aprobar y donde se aplicaba “chapa y pintura” al área de Bienestar Social “con el motor agripado”. García le replicó que Sí se puede no había buscado el consenso, sino intentar alargar la aprobación de las cuentas y González le contestó con un refrán: “cree el ladrón que son todos de su condición”.

El tono se elevó en el debate del presupuesto

El turno de ruegos y preguntas, más extenso de lo habitual, siguió con reproches mutuos que se centraron en la gestión del área de Cultura y Juventud, en manos de la única concejala de Coalición Canaria, Ángeles González. Sí es cierto que comenzó la alcaldesa recriminando a Sí se puede que “critican todo”, pero el nivel de la discusión fue aumentando, llegando a centrarse por momento en las formas más que en el contenido de los asuntos.

Antonio González le apuntó a la edil de Cultura que “el tono con el que se dirige a nosotros no es el adecuado” y que tuviera “una actitud muchísima más considerada”. La primera teniente de alcalde, por su parte, le respondió asegurando, también hablando de percepciones, que los ecosocialistas se dirigen a ella y al grupo de gobierno “con ironía, aunque lo que diga Sí se puede no me afecta”. Finalmente, Ángeles González acabó pidiendo disculpas: “tengo un carácter muy fuerte y el tono fuera de aquí es otro”.

El pleno ordinario del mes de junio, con trece puntos en el orden del día, acabó cinco minutos antes de las 9 de la noche, casi tres horas después de haber comenzado.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.