Entre excrementos y sin muebles

La Policía Canaria interviene en un duro caso de asuntos sociales en Los Silos

0

Una hija de 42 años y su madre de 75 fueron obligadas a abandonar su vivienda del barrio de San Bernardo el pasado miércoles por encontrarse esta en malas condiciones de habitabilidad y con riesgo para la salud. Se trata de una operación efectuada por la Policía Canaria y la Policía Local de Los Silos por orden judicial y a instancias de la Fiscalía.

La situación de estas personas viene desde hace años, anterior a 2012, según explican fuentes del Ministerio Fiscal a DAUTE DIGITAL. Fueron algunos vecinos quienes alertaron en su momento al Ayuntamiento, que actuó en varias ocasiones a través de los servicios sociales. Sin embargo, ante la persistencia del caso, la situación trascendió la administración municipal y fue necesario actuar en el lugar.

La Policía Canaria intervino justo hace un año

La intervención la hizo pública el lunes la Policía Canaria en su cuenta de Twitter. En declaraciones a COPE Canarias este martes, Jesús Pérez, oficial responsable del Grupo de Menores y Familia del Cuerpo en Tenerife, relataba el estado de la vivienda tras la intervención del pasado miércoles. Orines y excrementos de perros repartidos por el suelo de una casa sin muebles, apenas con una repisa y un televisor. La Policía autonómica había accedido a la vivienda justo hace un año y ya se hacía una idea de lo que iban a encontrar en el interior. Aún así, la situación no deja de ser llamativa. “La situación de higiene era bastante precaria, una persona no puede vivir en esas condiciones”, apunta el agente.

La Policía autonómica apunta que la casa llegó a estar amueblaba. Lo confirma el alcalde, Santiago Martín, asegurando que fue el propio Ayuntamiento el que su momento compró el mobiliario y adecentó la casa.

A pesar de la vida de las afectadas, los médicos no apreciaron en ocasiones anteriores ningún tipo de patología en la hija de 42 años. No salía de casa y apenas se comunicaba por la ventana. De hecho, no quiso abandonar la vivienda el miércoles. Los vecinos que denunciaron el caso ponían de manifiesto la gravedad del caso alegando que era la madre quien se encargaba de realizar la compra. Presuntamente, la anciana era objeto de malos tratos por su hija y escondía un suéter en la puerta del garaje porque su hija la hacía salir a la calle sin suficientes prendas.

Suéter que usaba la anciana a escondidas de su hija para salir a la calle

El Partido Popular actuó de intermediario

Tanto para los vecinos testigos de estos hechos como para Raquel González, concejala del Partido Popular, el Ayuntamiento no ha actuado de manera correcta. La edil sirvió de apoyo y acompañamiento con los vecinos, el hermano de la afectada y otro familiar. “Primero me reuní con la concejala de Bienestar Social, Inmaculada de León y me dijo que la situación era normal porque se trataba de personas adultas. Luego solicito en un pleno ver el expediente del caso, sin mencionar nombres, y se me niega; de hecho, la concejala hace constar en acta que actuarían contra mí si vuelvo a sacar un caso de los servicios sociales.” Es el relato de la portavoz popular, para quien el Ayuntamiento ha actuado “con pasividad y con falta de humanidad”, quejándose también a DAUTE DIGITAL que también se le niega la información por no contar el PP con al menos un tercio de la representación municipal.

La versión del alcalde es distinta. Santiago Martín asegura que González aportó los nombres de las afectadas en el pleno, “que no es lugar para eso”, pero que ha tenido a su disposición el expediente para volver a verlo. “Si se está hablando ahora de este caso, es porque desde el Ayuntamiento se ha actuado bien”, ha señalado el primer edil también a COPE Canarias. Sin embargo, la vecina denunciante, presente en el mismo pleno, corrobora la version de la concejala del PP.

Visiblemente enfadado, Santiago Martín apunta que el silencio hasta ahora del grupo de gobierno del PSOE se debe a la discreción a la hora de hablar de cualquier caso de servicios sociales. No obstante, reconoce que se trata del asunto que más tiempo ha ocupado al consistorio. Eso sí, relativiza la situación. “Hace tres años las afectadas abandonaron la casa a petición del Ayuntamiento y las valoraciones de los profesionales establecieron que podían tener manías o tics, pero que no estaban incapacitadas.” Por eso, al regidor silense no la extrañaría en absoluto lo que ha ocurrido en anteriores ocasiones, que regresen a la vivienda: “Son personas que han decidido vivir de una forma que no es denunciable.”

La situación se complica por un cruce de relaciones. Los vecinos denunciantes indican que la anciana acudía a limpiar a la casa de la madre de Santiago Martín. La concejala del PP apunta a lo mismo, oído también por boca de los vecinos. El alcalde señala que lo que recuerda es ver a su madre y a la afectada “compartir un almuerzo porque las necesidades eran importantes. No sé si la forma de agradecérselo era pasar el escobillón”.

Futuro incierto

La hija se encuentra de momento ingresada en el Hospital Universitario de Canarias, donde está siendo valorada por profesionales psiquiátricos. Por su parte, la madre permanece en el geriátrico municipal de Los Silos. DAUTE DIGITAL ha podido acceder a las fotos actuales de las afectadas y conocer el testimonio de las mismas a través de terceros. Ambas se encuentran en una situación totalmente diferente a la que venían padeciendo hasta ahora.

Como apunta el alcalde, las mujeres podrían volver a su casa si los informes psiquiátricos son favorables. No obstante, el Ayuntamiento quiere anticiparse y, según Santiago Martín, ya trabaja para adecentar de nuevo la vivienda y, al mismo tiempo, explorar la posibilidad de un realojo provisional en un centro social para la madre y en una vivienda de alquiler para la hija.

En definitiva, un complicado caso de asuntos sociales que sobrepasa los límites del municipio y en el que la administración local no tiene la última palabra.


Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.